La opinión de Díaz Rangel sobre Gmas, Maduro y Padrino López

Publicada por: el lectoressumarium@gmail.com

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).– El director de Últimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel, se refirió este domingo al “bachaqueo”, acaparamiento y especulación de los productos escaseados en el país.

A su juicio consideró que falta “severidad” de la ley en las personas que incurren en dichos delitos.

“La gente dice, con demasiada frecuencia, que apenas los detienen, en otra instancia los sueltan, y para ofrecer un solo ejemplo, como el de Petare, todo ese sector, a pesar de la presencia de la GNB y de las policías, está lleno de bachaqueros, que van y vienen, y si no vienen, hay otros que los reemplazan”, reza el artículo.

EL COMENTARIO ÍNTEGRO

Me ha extrañado que los constituyentistas de 1999, que han emprendido jornadas para vitalizar la Constitución Nacional, no han reparado en una de sus disposiciones hoy de más actualidad y vigencia que nunca y que, sin embargo, no sabemos que esté siendo aplicada. Se trata del artículo 114 de la Carta Magna, del capítulo sobre los derechos económicos, y que les transcribo textualmente:

“El ilícito económico, la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos conexos, serán penados severamente de acuerdo con la ley”. Los constituyentistas de entonces como que se las sabían todas, y apenas les faltó prever que en algún momento aparecería la figura del bachaqueo para haberla incluido.

Muchos de ustedes, como yo, se preguntarán si ese artículo está siendo aplicado con la severidad que pensaron necesaria los constituyentistas, porque la gente dice, con demasiada frecuencia, que apenas los detienen, en otra instancia los sueltan, y para ofrecer un solo ejemplo, como el de Petare, todo ese sector, a pesar de la presencia de la GNB y de las policías, está lleno de bachaqueros, que van y vienen, y si no vienen, hay otros que los reemplazan.

Hace dos semanas anunciaron, en un balance de la Gran Misión Abastecimiento Soberano, que habían sido detenidos 70 bachaqueros en esa zona, y no ofrecían ninguna otra cifra reveladora de más aprehensiones, en Caracas o en el interior y, que se sepa, ninguno fue enjuiciado pese a que cometían delitos contemplados en la Constitución, y seguramente en la Ley de Precios Justos. Tampoco se sabe de alguno sentenciado.

Uno no entiende esa contradicción. Los dos hombres con mayor control o influencia, como lo son en el área civil el Presidente de la República, y en el área militar el ministro de la Defensa, están al frente de esa Gran Misión, y no terminan de verse los resultados de su acción, pues siendo decenas de miles los involucrados en el bachaqueo, y centenares los productores responsables de acaparamiento y especulación, son apenas insignificantes las cifras correspondientes a los detenidos, e ignoradas las de posibles enjuiciados y sentenciados.

Uno no entiende. Si no se puede exigir que los anaqueles estén llenos y que sea posible conseguir de todo, mientras la producción no aumente, creo que sí pueden mostrar resultados de las sanciones a los culpables de esos delitos previstos en nuestra Constitución.

Lea su columna íntegra en Últimas Noticias




Categoría: Venezuela