La otra cara del profesor del Emil Friedman acusado de abuso sexual

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El caso del profesor de natación del Colegio Emil Friedman acusado de un supuesto abuso sexual infantil, salpica a otro colegio de Caracas y al Valle Arriba Athletic Club (Vaac), en donde el entrenador también daba clases. Especialmente en el último donde para las personas que lo conocieron es imposible imaginar que Richard Marín sea culpable.

La periodista Angélica Lugo, en un trabajo para Runrun.es, obtuvo testimonios que sin duda muestran otra cara del profesor de natación señalado.

En el Valle Arriba Atletic Club están consternados por las denuncias que involucran al profesor Marín en presuntos abusos sexuales infantiles: afiliados al club, instructores y sus colegas de natación incluso han creado redes en grupos de whatsapp para recaudar fondos para comprar alimentos y conseguir productos básicos para su familia.

“Él es un hombre muy trabajador, humilde y con ganas de colaborar. Jamás lo vi bucearse a ninguna de las afiliadas del club, ni tampoco lo vi irrespetuoso con ninguno de los niños (…) Lo triste de todo esto es que a cualquiera de nosotros como profesores de natación nos puede pasar. Después que lo detuvieron nos hemos sentido vigilados y algunos representantes se han quedado en el área de la piscina para ver a sus hijos. Nosotros como profesores tenemos limitaciones. No podemos decirles a los niños ciertas palabras, ni enseñarles algunas técnicas para que no haya mal interpretaciones”, contó uno de los colegas de Marín en el Vaac, que después de dar su testimonio a Runrun.es se retiró llorando.

Él tiene una fundación de arpa, con la que recoge fondos para ayudar a niños o a abuelitos que lo necesiten. Es un hombre noble, que pese a estar preocupado por la situación económica y procurar hacer dinero con varias actividades, le gusta ayudar”, aseguró un colega de Marín.

“Le dijo a los niños que por su culpa no ganaron, para hacerlos sentir culpables. Les insistía en que tenía que hacerle caso a él, que no podía entrenar con otro profesor y que lo principal era la natación antes que los estudios, o lo que le dijeran sus padres. Él como profesor es aprehensivo, es decir, dice que sus atletas son ‘sus atletas’ y es muy celoso”, explicó un representante de otro colegio privado de Caracas donde Richard Marín no llegó a cumplir seis meses, tuvo que apartarse de su cargo acusado de usar violencia psicológica contra dos niños.

El portal tuvo comunicación con al menos 10 exalumnos de Marín, pero solo tres accedieron a dar sus testimonios desde el anonimato. Las tres personas consultadas coincidieron en que lo recuerdan como un instructor que, pese a ser exigente, era amable y simpático.

Para leer el reportaje completo, pulse aquí