La pareja que adoptó y crió a un oso como si fuera un hijo

Maggie, su "madre", afirma que el oso era "un borracho feliz", y que se comportaba con mucha cautela y respeto cada vez que salía fuera de casa.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Una pareja británica, del pueblo escocés de Auchterarder, crió a un oso de 444 kilos al que compraron en un santuario de animales por 50 libras el 31 de agosto de 1974.

Hércules, el nombre que le pusieron al oso, se volvió una estrella participando en una película de James Bond junto con Roger Moore, conociendo personalmente a Margaret Tatcher y emocionando a multitud de personas alrededor del mundo.

Ahora, la increíble historia del animal es contada en un libro que ha escrito Maggie, su “madre”, titulado Hércules the Bear (Hércules el Oso).

SU HISTORIA

Todo comenzó a finales de los 60′, cuando Andy, de 77 años, luchador profesional por aquel entonces, luchó contra un enorme oso negro en una gala en Toronto (Canadá).

El oso se llamaba Ted el terrible, y la experiencia se quedó profundamente marcada en el joven; desde ese momento comenzó su fascinación por los osos.

Así pues, pasados pocos años, el 31 de Agosto de 1974 Andy y su mujer Maggie compraron a Hércules y se lo llevaron a casa con ellos, adoptándole y criándole como si de un hijo se tratase.

En su libro, Maggie describe cómo desde ese día en que le cogieron, sus vidas cambiaron radicalmente, y la del oso Hércules también, y cómo éste trajo a su hogar muchísima alegría y risas, y no solo a ellos, también a muchas otras personas de su alrededor, destaca una nota de Daily Mail.

Por aquel entonces la pareja recibía llamadas de diferentes expertos en vida salvaje advirtiéndoles de que tener al oso era peligroso y que el animal acabaría matándoles.

Sin embargo, nunca hubo peligro alguno. Andy y Maggie educaron a Hércules de manera que éste se volviese educado y tranquilo, hasta el punto en que le sacaban a dar paseos por el campo alrededor de su casa, e incluso le llevaban al bar del pueblo a tomarse una pinta.

En el libro, Maggie afirma que su oso era “un borracho feliz”, y que se comportaba con mucha cautela y respeto cada vez que salía fuera de casa.

Tristemente, Hércules murió en 2001 a causa de problemas de espalda. Su muerte devastó a la pareja, que nunca había tenido hijos y consideraban a Hércules como uno, después de 26 años compartiendo su vida con él. “Nuestras vidas se volvieron un poco más sombrías desde el día en que Hércules murió”, escribe Maggie en su libro, donde afirma que aun al día de hoy se siguen acordando de él y echándole mucho de menos, y considera que fueron bendecidos con la suerte de conocerle y tenerle entre ellos durante tantos años.

Crédito: Daily Mail

Crédito: Daily Mail

Crédito: Daily Mail

Crédito: Daily Mail

Crédito: Daily Mail

Categoría: Mundo | Claves: Canadá