La polémica del Papa con el Alcalde de Roma

De momento el Gobierno italiano ha decidido no intervenir el Ayuntamiento tras las infiltraciones mafiosas.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: El Confidencial

(Roma, EFE) – El alcalde de Roma, Ignazio Marino, vuelve a estar en el ojo del huracán después de un viaje a Filadelfia para participar en la Jornada Mundial de la Familia, a la que asistió el papa, pues las críticas le han llegado hasta del Vaticano.

El viaje de Marino, del Partido Demócrata (PD, en el Gobierno), a Filadelfia el pasado domingo había sido criticado duramente por diferentes sectores y los partidos de la oposición al considerar que no estaba justificada su presencia en un acto que nada tenía que ver con su papel de regidor.

Marino había justificado su viaje al asegurar que se enmarcaba en los preparativos del próximo Jubileo que se vivirá en Roma a partir del 8 de diciembre y para el que acudirán millones de personas de todas las partes del mundo.

Por ello, durante el vuelo de regreso del papa Francisco desde Estados Unidos un periodista italiano preguntó al jefe de la Iglesia católica si le había invitado él o el Vaticano a este acontecimiento religioso.

La respuesta ha sorprendido enormemente en Italia, pues el papa, siempre muy prudente, no suele entrar y sobre todo con esa claridad, en las cuestiones de la política italiana.

“Yo no invité al alcalde Marino ¿claro? No lo hice y le pregunté a mis colaboradores y ni siquiera ellos lo invitaron. Él se dice católico y vino espontáneamente”, aclaró tajantemente el papa.

A esta intervención pontificia le ha dedicado numerosos artículos la prensa italiana y, por ejemplo, el columnista del diario “La Stampa”, Massimo Gramellini, hacía notar que por primera vez “el papa bajó de la cátedra para inmiscuirse en la trastienda de los secretos de la política italiana“.

La matización de Francisco obligó a Marino a grabar un vídeo, también en el avión en el que regresaba de Estados Unidos, en el que explicaba que la invitación había sido del alcalde de Filadelfia y del obispo de la ciudad.

Pero los medios italianos se apresuraron a preguntar al ayuntamiento de la ciudad estadounidense, quienes aseguraron que ellos no han pagado el viaje y la estancia del regidor de la capital italiana.

Los partidos en la oposición ya han pedido al ayuntamiento que aclare quien pagó este viaje.

Pero la estocada final al alcalde llegó ayer cuando en una conocida transmisión radiofónica en la que se gastan bromas telefónicas un imitador se hizo pasar por el primer ministro, Matteo Renzi, y llamó al presidente del Pontificio Consejo para la Familia, Vicenzo Paglia, para preguntar por el tema.

Paglia, ajeno a que se trataba de una broma, confesaba: “Claro que Marino se ha colado. Ha intentado aprovecharse de la situación y esto ha enfurecido al Número Uno. El alcalde es una buena persona, pero nadie le ha invitado. El papa estaba enojado”.

Aunque Marino se confiesa católico, ya en el pasado ha recibido las críticas por parte de la Conferencia Episcopal italiana ya que el alcalde de Roma es uno de los máximos defensores de las uniones entre personas del mismo sexo.

A pesar de que en Italia no existe una ley que lo permita, el alcalde ha presidido ya varias ceremonias para inscribir a las parejas homosexuales en el registro de parejas de hecho.

Durante este verano, Marino volvió a ser el centro de todas las críticas cuando en un momento en el que Roma vivía días convulsos, con los ecos aún de las infiltraciones mafiosas, la preparación del Jubileo y la triste imagen de un funeral mafioso, él decidió proseguir sus vacaciones por Estados Unidos.

De momento el Gobierno italiano ha decidido no intervenir el Ayuntamiento tras las infiltraciones mafiosas, pero a Marino se le ha colocado una especie de “tutor” para “sanear” el Ayuntamiento.

El “tutor” y además coordinador del Jubileo será el prefecto (delegado de Gobierno) Franco Gabrielli, en lo que muchos han interpretado un intento del Ejecutivo para apartar al alcalde de las cuestiones más importantes que afrontará la ciudad.

Categoría: Mundo | Claves: Ignazio Marino Papa Francisco