eltelegrafo

¿La política es ajena al cristianismo o este no tiene nada de político?

Cierto moralismo corroe las entrañas del análisis político a propósito de la visita de Francisco al Ecuador.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Telégrafo). Ni lo uno ni lo otro. El problema está en esos ‘cristianos’ moralistas o más papistas que el Papa que no dejan de entender la realidad más allá del momento y de sus intereses muy particulares y muy poco cristianos. Por eso no es exagerado decir que cierto moralismo corroe las entrañas del análisis político a propósito de la visita de Francisco al Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Paradójicamente quienes no querían que venga el sumo pontífice (entre otras cosas porque su discurso no cuadra con sus visiones políticas) ahora hablan de que se politiza la visita. Algo parecido pasa en Bolivia y en Paraguay.

¿Casualidad? ¿Pura coincidencia de las élites y prensa de los 3 países? Ese moralismo es utilitario y a veces perverso con la realidad, porque sin lugar a dudas la Iglesia Católica es una institución política y el cristianismo ha marcado la política de muchas naciones y pueblos por largos períodos, en unos siglos más que en otros. Son los mismos moralistas que hablan de paz y financian la violencia, como denunció el mismo papa Francisco, en su último encuentro en Turín ante miles de jóvenes.

Categoría: Opinión