elclarin

La política sigue dando lecciones

El resultado del domingo muestra que el PRO ha superado la prueba y se ha hecho de un tercer período en la Ciudad.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Clarín)- Los argentinos somos hijos de la desmesura. Y la coyuntura tiene una atracción tan potente y seductora que nos convencemos que la foto es la película entera.

Lo que pasó anteayer en el balotaje en la Ciudad ha dejado muchas enseñanzas para todos que se harán claras a medida que salgamos del encandilamiento del resultado electoral.

Una balotaje, hay que recordarlo, es una opción en la que además de las preferencias juegan las pasiones, la especulación y el cálculo político, y sobre todo la libertad de elegir uno de los dos contrincantes, no importa a quién se haya votado en la primera vuelta.

El interés por afectar la carrera del candidato presidencial del PRO prevaleció sobre las intenciones de sostener a Lousteau en la lucha.

Es obvio, entonces, que el resultado del domingo muestra que el PRO ha superado la prueba y se ha hecho de un tercer período en la Ciudad. No es un mérito menor, a pesar de la estrecha diferencia que logró Horacio Rodríguez Larreta sobre Martín Lousteau. La gran diferencia que mostraban las encuestas previas y la creencia que la segunda vuelta era solo un trámite hizo del balotaje una competencia libre en la que se votó a favor y en contra, siendo el candidato de ECO el canal que recibió el gran caudal de sufragios para oponerse a Macri. Es decir que el interés por afectar la carrera del candidato presidencial del PRO prevaleció sobre las intenciones de sostener a Lousteau en la lucha pura por el sillón principal de la ciudad.

Macri, en ese sentido, debería tomar nota con mucha prolijidad de lo que pasó ayer, porque si lo hace puede sacar conclusiones más valiosas que le dicta la realidad. Esto es que la política le ha dado una lección el domingo pasado. Esto no es de una generación pasada ni representa la obsolescencia, como algunos asesores le repiten en su oído y él coincide porque está de acuerdo. La política es más importante y más profunda que una moda y prevalecerá por encima de los artilugios de marketing que tanto entusiasman a asesores de campaña.

Lousteau piensa, más que nada, en sí mismo y en su estrategia: ya es una figura instalada y habrá que tenerlo en cuenta.

Es aventurado decir que el resultado golpeó la carrera de Macri. Después de todo, una porción del voto que sostuvo a Lousteau está en el espacio del PRO y algunos de los principales sostenes de ECO están aliados con Macri. Una gruesa porción del kirchnerismo apoyó a Lousteau -al que denostaron, Presidenta incluida- para dañar a Macri. Pero en definitiva, la Ciudad quedó para el PRO y el kirchnerismo se tuvo que conformar con tratar de golpear al que cree que es su principal adversario.

El segundo punto es que la coalición que sostuvo a Lousteau es una coincidencia electoral. El candidato hizo una excelente elección y seguramente estará en el firmamento político por los próximos años. Es un dirigente inteligente, preparado intelectualmente, con una buena imagen, pero que todavía construir una fuerza sólida que lo sostenga. Veamos: ECO es una coalición con radicales, Carrió, socialistas y otras fuerzas menores. Tienen distintas referencias a nivel nacional y eso se verá en las PASO por venir. Lousteau anunció ayer que se inclinará por Ernesto Sanz en esa instancia, el líder radical que sostuvo con fuerza que debía ir al balotaje. No ha sido demasiado crítico de la gestión macrista en la Ciudad e inclusive se cuidó al utilizar la palabra Evolución en su propaganda electoral para no romper con el electorado PRO. Lousteau piensa, más que nada, en sí mismo y en su estrategia: ya es una figura instalada y habrá que tenerlo en cuenta.

También Scioli debiera reflexionar con el apretado resultado del domingo. Quizá la cercanía de los números le haya hecho ver los riesgos que corre en una segunda vuelta electoral, que nunca hubo a nivel presidencial. El candidato oficialista, que le está haciendo favores fundamentales a la Presidenta y a su familia salpicada por el escándalo Hotesur, habrá observado que una segunda vuelta desata conductas impredecibles en la sociedad y el sentimiento de votar en contra, como ocurrió el domingo, puede darle una sorpresa inesperada a los que creen que el camino hacia la Casa Rosada está pavimentado.

Categoría: Opinión