La promesa de Luis Salas para este año sobre la crisis

"Nosotros no tomamos medidas económicas solo porque hay que hacerlo, tenemos que decir que vemos sus efectos y si son buenos para la población", dijo.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El ministro de Economía Productiva de Venezuela, Luis Salas, prometió que “este año vamos a salir de esta crisis” y acotó que el llamado a diálogo es para todos y que éste no puede estar condicionado ni por el Gobierno ni por otros sectores.

Asimismo, indicó en una entrevista exclusiva con el diario Panorama que “el que quiera venir a trabajar que venga (…) Podemos tener diferencias en los procedimientos, pero el objetivo es el mismo”.

“El reto es estabilizar la economía, salir de esta crisis general que estamos atravesando por la guerra económica“, agregó al tiempo que recalcó que es necesario “superar las condiciones rentistas y especulativas y colocarnos en una economía productiva, lo podemos lograr”.

“NO PODEMOS QUEDARNOS PASIVAMENTE VIENDO A VER QUÉ PASA CON EL PETRÓLEO”

En cuanto al tema del crudo venezolano, Salas precisó que “no podemos quedarnos pasivamente viendo a ver qué pasa con el petróleo, sino justamente si se está demostrando que baja y que bajará más, entonces no nos podemos sentar”.

Manifestó que se debe actuar, puesto que Venezuela es un país con “potencialidades y gente que quiere trabajar. Si hay una posibilidad, un momento histórico en el que Venezuela pueda ver un proyecto productivo, es éste”.

Sobre la gasolina, aseveró que las encuestas dicen que la mayoría de las personas “estarían de acuerdo con un aumento, pero ahora ¿cuál es el compromiso del Gobierno? Nosotros vamos a tomar las decisiones que sean mejores y que mejor sean para el país y no solamente en el aspecto económico, sino también en lo político, lo social”.

“Nosotros no tomamos medidas económicas solo porque hay que hacerlo, tenemos que decir que vemos sus efectos y si son buenos para la población, lo hacemos”, añadió.