La reseña del MP en el caso de Leopoldo López

El Ministerio Público presentó durante el juicio 108 órganos de prueba evacuados y 30 experticias.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La noche de este jueves fue condenado el dirigente opositor, Leopoldo López, a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión por los hechos ocurridos el 12 de febrero de 2014.

Lea también: Leopoldo López fue condenado a 13 años y 9 meses de prisión

Tras conocer la sentencia, el Ministerio Público publicó su respectiva nota de prensa con los detalles del juicio.

“Durante las 72 audiencias que cubrieron 57 semanas, los fiscales 2ª y 41º nacionales, Narda Sanabria y Franklin Nieves, respectivamente, demostraron ampliamente ante el Tribunal 28º de Juicio del Área Metropolitana de Caracas (AMC) que López cometió los delitos de daños e incendio, instigación pública y asociación para delinquir”, se reseña en el texto.

Asimismo, el MP indicó que se le impuso como pena accesoria “la inhabilitación política durante el mismo tiempo de su condena en prisión”.

LA RESEÑA DEL MINISTERIO PÚBLICO 

En virtud de los 108 órganos de prueba evacuados y 30 experticias presentadas por el Ministerio Público, fue condenado a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión Leopoldo Eduardo López Mendoza (44), por su responsabilidad en los hechos de violencia ocurridos el 12 de febrero de 2014.

En este mismo proceso judicial, fueron condenados Christian Rene Holdack Hernández, Ángel de Jesús González y Demián Daniel Martín a distintas penas.

Durante las 72 audiencias que cubrieron 57 semanas, los fiscales 2ª y 41º nacionales, Narda Sanabria y Franklin Nieves, respectivamente, demostraron ampliamente ante el Tribunal 28º de Juicio del Área Metropolitana de Caracas (AMC) que López cometió los delitos de daños e incendio, instigación pública y asociación para delinquir.

En este sentido, la referida instancia judicial dictó la mencionada condena contra López y fijó como lugar de cumplimiento de la pena el Centro Nacional de Procesados Militares de Ramo Verde.

Adicionalmente, a López se le impuso como pena accesoria la inhabilitación política durante el mismo tiempo de su condena en prisión.

Respecto a Holdack, el mencionado Tribunal dictó la pena 10 años, seis meses, siete días y 12 horas de prisión, los cuales cumplirá con una medida cautelar sustitutiva de libertad por razones de salud.

En el caso de González y Martín, fueron condenados a cuatro años y seis meses de prisión, que también deberán cumplir con medidas cautelares.

Es necesario recordar que durante las audiencias realizadas se demostró que los pronunciamientos realizados por López a través de los medios de comunicación y las redes sociales, incitaron a sus seguidores a generar violencia en las calles y desconocer al Gobierno Nacional y a las instituciones del Estado venezolano.

Asimismo, los representantes del Ministerio Público dejaron en evidencia la instigación que López tuvo sobre sus partidarios, acción que desató la euforia negativa en sus simpatizantes y que conllevó al ataque contra la sede principal del organismo garante de la legalidad. Tal acción generó pánico a más de 800 trabajadores y sus hijos, quienes se encontraban en el edificio.

De igual forma, comprobaron que la violencia de los manifestantes causó un incendio en la Biblioteca Central de la institución, “Rafael Arvelo Torrealba”, el cual no dejó pérdidas humanas por la oportuna intervención de funcionarios de seguridad.

La responsabilidad de los condenados no solo fue demostrada en los ataques al Ministerio Público, también se evidenció su vinculación con los daños materiales causados a la plaza Parque Carabobo y a los seis vehículos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas que resultaron totalmente calcinados.

Todas estas acciones previas derivaron en hechos violentos que desencadenaron lamentables sucesos que enlutaron a 43 familias y resultaron lesionadas más de 870 personas.

El objetivo de tales actos, claramente delictivos, era desaparecer la tranquilidad pública de los venezolanos y desconocer a las autoridades y las leyes.