La respuesta de la canciller al comunicado de la MUD sobre el diálogo

La funcionaria urgió a un "diálogo constructivo por la paz, sin dilación, ni condición alguna".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – La ministra para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, respondió el pasado viernes al comunicado emitido por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), advirtiendo que si la oposición condiciona el revocatorio, mostrará pruebas del “fraude”.

A través de su cuenta en la red social Twitter, la canciller desmintió que el Vaticano haya sido incorporado en el proceso de diálogo a solicitud de la Mesa de la Unidad Democrática. En su opinión, la Iglesia se unió por petición del presidente Nicolás Maduro “desde el año 2014, para yugular la violencia extrema”.

Además, según la funcionaria, la Organización de Estados Americanos (OEA) “no ha participado, ni participará jamás en ningún proceso de diálogo” en Venezuela.

En representación de la comisión nombrada por el Estado para el diálogo, Rodríguez rechazó el veto “irrespetuoso” expresado por la MUD contra República Dominicana como lugar para las mediaciones. Asimismo, insistió en que si la oposición pretende discutir sobre el revocatorio, presentará “innumerables pruebas del mega fraude perpetrado” por la coalición.

Ante la exigencia de la MUD de liberar a los presos políticos, la canciller sostuvo que el Ejecutivo no se inmiscuye en asuntos de competencia exclusiva del Poder Judicial y que la justicia venezolana garantizará los derechos humanos de las víctimas de la “violencia opositora”.

Sobre el respeto que reclama la directiva del Parlamento Nacional, la representante de la cartera de Exteriores indicó que la oposición se comprometió a “revertir” el acuerdo del Poder Legislativo “que consuma el golpe de Estado contra el Tribunal Supremo de Justicia, así como a respetar sus decisiones”.

Para la ministra, los temas de la agenda para el diálogo ya han sido expuestos por Nicolás Maduro, por lo que pidió a la MUD “respeto al Estado de Derecho en Venezuela”, al tiempo que urgió a un “diálogo constructivo por la paz, sin dilación, ni condición alguna”.