eltelegrafo

La Senain en la mira de quienes antes nos espiaban

Hay dudas de si se ‘espía’ a la oposición y si con esa supuesta información se afecta la privacidad de los actores políticos.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Telégrafo)- No es extraño lo que ocurre con este ‘linchamiento’ contra la Secretaría Nacional deInteligencia (Senain), como tampoco debe serlo sospechar de una institución con obligaciones y tareas pocas veces explicables en un lenguaje o datos sencillos.

¿Cómo hace la Senain para detener a un capo de la droga o a un jefe mafioso de una organización criminal? ¿Debe explicar en los medios privados con lujo de detalles? ¿En los gobiernos pasados se pidió (con tanta vehemencia) cómo trabajaron, por ejemplo, el SIC-10 y el G2 para ‘combatir el terrorismo’, que en la práctica fue para detener y torturar a los miembros de grupos insurgentes y para desbaratar los movimientos sindical, indígena y campesino?

Ahora bien, hay dudas de si se ‘espía’ a la oposición y si con esa supuesta información se afecta la privacidad de los actores políticos. Si eso fuese cierto quizá no tendrían que denunciar desde lo que circula en las redes o lo revelado por WikiLeaks, sino también con pruebas reales, tangibles y empíricas.

¿Y qué dijeron esas ‘víctimas’ de ahora cuando se hackearon los correos de las más altas autoridades de este país hace dos años, y también el correo electrónico del director de este diario? ¿Hubo linchamiento mediático para exigir a esas ‘agencias agenciosas’ del exterior e interior del país que buscaban información y violaban la privacidad de ciudadanos y personas con responsabilidades públicas? ¿Los correos personales no son dignos de privacidad? ¿Por qué no divulgan lo que encontraron ahí? ¿No hubo nada grave o ‘pecaminoso’?

En toda la ‘documentación’ revelada en las redes sociales no hay una sola prueba real, tangible, de que se haya violado la privacidad de ciertos actores políticos. ¿Cuál de los asambleístas que fueron a la sede de la Senain ha podido demostrar que sus correos han sido leídos? Si se trata de una acción de prevención, entonces ellos saben que la vía no es precisamente tocar la puerta. Pero también sería bueno que tengamos de esos legisladores una exhaustiva investigación sobre todo lo hecho por los cuerpos de inteligencia durante los gobiernos socialcristianos y socialdemócratas. ¿Hicieron algo positivo para la seguridad ciudadana y fueron gobiernos donde se combatió el narcotráfico, el crimen y el lavado de activos de modo que todo lo ocurrido entonces significara un paso histórico? ¿Qué hicieron Rodrigo Borja y León Febres-Cordero para contar con un aparato de inteligencia al servicio de la sociedad y bajo control de poder civil? ¿Qué hicieron en ese entonces los asesores israelitas en Ecuador?

Parecería que desde que se desmontó ese aparato de inteligencia bajo control de una potencia extranjera hay una campaña muy sostenida para no solo desprestigiar a la Senain, sino para evitar que sepamos qué hacen determinados grupos y personas, de quienes reciben fondos, con quienes se reúnen para la desestabilización, para generar el caos y para ‘encriptar’ en el exterior ciertas páginas web y blogs.

Quienes ahora exigen con soberbia transparencia, deberían decirle a sus seguidores y a la opinión pública de dónde sale toda la plata que usan en estas semanas. Solo ahí entenderemos el linchamiento contra la Senain.

Categoría: Opinión