La situación en La Guajira con el cierre de la frontera en Paraguachón

Christian Krüger, director de Migración Colombia, indicó que 281 colombianos fueron deportados por Paraguachón.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Según reseñó el diario Semana, en La Guajira hay incertidumbre y la comunidad Wayúu tiene miedo que los militares venezolanos intenten bloquear el paso por sus espacios.

Asimismo, las autoridades colombianas están alerta por si ocurren deportaciones de ciudadanos colombianos, tal cual ocurrió en el estado Táchira hacia Cúcuta.

Según publica el medio, los colombianos que viven en municipios fronterizos en el estado Zulia “temen perder sus pertenencias o que los separen de sus familiares”, así como aquellos que fueron deportados ruegan ver, de nuevo, a sus hijos que se quedaron con amigos o familiares del otro lado de la frontera.

Gabriela, nombre ficticio por motivo de seguridad, y su esposo salieron de Venezuela deportados por las autoridades venezolanas.

Indicaron que lo dramático de todo no fue regresar a la nación que dejaron alguna vez, sino tener a sus hijos, de 5 y 7 años, al cuidado de una tía porque la autoridades venezolanas no les permitieron llevárselos.

LAS DISTANCIAS NO SON CORTAS

No es sencillo trasladarse desde la zona de La Raya, en Paraguachón, en Zulia, hasta Maicao, pues existe 12 kilómetros de distancia, aproximadamente tres horas caminando.

Igualmente, desde La Raya hacia las localidades aledañas en Venezuela los separa 101 kilómetros (municipio Mara), lo que significa 15 horas a pie, por lo que no sería cuestión de minutos llegar a zona venezolana.

Christian Krüger, director de Migración Colombia, indicó que 281 neogranadinos fueron deportados por Paraguachón desde el pasado 21 de agosto hasta el pasado lunes.

Indicó que 650 personas regresaron voluntariamente y acotó que desde la noche del lunes, no han habido más deportaciones.

Nasser Gebara, presidente de la Unidad Municipal de la Cruz Roja en Maicao, informó al diario Semana que están “recibiendo a los deportados, los atendemos y los ayudamos. Afortunadamente la mayoría de los retornados han decidido regresar a su lugar de origen, como Cartagena, Barranquilla, Barrancabermeja, Cali, Buenaventura, entre otras, y por eso no hay albergues colapsados”.

EMPIEZAN A SENTIR LA CRISIS

Una vez que se cerró la frontera, la economía en el departamento de La Guajira empezó a sentir la crisis, pues la pimpina de gasolina (trae cinco galones cada una) pasó de costar 12.000 pesos a 18.000 pesos.

De la misma forma, los alimentos escasean y quienes tenían comercios en La Raya, pues ya no tienen clientes ni productos para ofrecer.

Hay venezolanos que llegaban hasta La Guajira a trabajar, con el fin tener mejores ingresos pero ahora se quedaron sin una forma de sustento.