La “trampa” en la visita de Rodríguez Zapatero

"Yo no creo que el diálogo entre las partes resuelva nada"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El escritor, columnista y filósofo, Sergio Muñoz Bata manifestó en su artículo de opinión, publicado por El Tiempo, que desconfía de la visita al país de José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández para abogar por un diálogo entre el Gobierno y la oposición.

“No entiendo qué hay que dialogar cuando el Gobierno ya decidió que no va a haber referendo”, recalcó Muñoz Bata al tiempo que afirmó que estas acciones “solo sirven para darle oxígeno a Maduro”.

A CONTINUACIÓN EL ARTÍCULO COMPLETO

La salida democrática de la crisis política en Venezuela se cae de madura. Hay que permitir que los ciudadanos ejerzan su derecho al voto y respetar los artículos de la Constitución bolivariana que establecen el referendo consultivo y advierten de que “todos los cargos de elección popular son revocables”. Lo que impide la solución democrática es la porfía de Nicolás Maduro, que le teme al referendo, y el servilismo del Consejo Nacional Electoral, que se niega a cumplir la norma constitucional que lo obliga a realizar el conteo de las firmas de quienes apoyan el referendo.

¿Por qué se opone al referendo el gobierno de Maduro?, le pregunto al escritor venezolano Sergio Dahbar. “Porque sabe que lo perdería –me contesta–, y puedo animarme a decirte que con 10 millones de votos. Incluso diría que algunos chavistas también quieren el revocatorio porque saben que ya Maduro no puede con el país”.

Concuerdo con Dahbar, y sospecho de la sinceridad de la reciente visita de José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández para abogar por un diálogo entre el Gobierno y la oposición. No entiendo qué hay que dialogar cuando el Gobierno ya decidió que no va a haber referendo.

¿Sirvió para algo la visita de Zapatero?, le pregunto a Peter Hakim, presidente Emérito del centro de pensamiento El Diálogo Interamericano. “No sirvió para nada –me dice–, me imagino que Zapatero tuvo otros motivos para ir a Caracas, pero no sé lo suficiente de la política española como para saber por qué fue a Venezuela”. Yo también desconozco las entrañas de la complicada política española, pero me parece que visitas como esta solo sirven para darle oxígeno a Maduro y hacerle creer al mundo que el Gobierno está dispuesto a dialogar.

“No hay diálogo posible mientras Maduro permanezca en el poder –me dice Hakim–, los dos lados viven en diferentes planetas. Maduro se niega a ver la realidad, y la oposición, que está profundamente dividida, se niega a admitir que el chavismo conserva un 25 o 30 por ciento de apoyo popular”.

Mientras tanto, me preocupa que Maduro ordene el despliegue de las Fuerzas Armadas en un conflicto político porque genera ansiedades y especulaciones en ambos lados del espectro político. Los más sensatos, sin embargo, descartan la probabilidad de un golpe de Estado militar. “Si hay presión callejera –me dice Dahbar–, el papel de las Fuerzas Armadas debe ser contener a los locos. El país debe encontrar una salida en el mundo civil, institucional, dentro de lo que indica la Constitución vigente. Un golpe militar sería una locura y un retroceso mayor”.

Y mientras la situación económica de la nación se deteriora cada día más, el escenario político también parece haber llegado al límite. La semana pasada, la Asamblea Nacional de Venezuela solicitó formalmente a la Organización de Estados Americanos que aplique la Carta Democrática por considerar que la democracia y el Estado de derecho han sido gravemente vulnerados en Venezuela. Su aplicación podría desembocar en una suspensión temporal del país en la organización. Y aunque reconozco la disposición del actual secretario, Luis Almagro, para defender el sistema democrático en el hemisferio, veo imposible que dos tercios de los Estados miembros tengan el valor necesario para votar por la suspensión.

Yo no creo que el diálogo entre las partes resuelva nada, ni creo en la viabilidad de la aplicación de la Carta Democrática; creo que solo la resistencia política interna puede obligar al Gobierno a ceder, y aplaudo la protesta externa expresada por los más de veinte expresidentes de países de América Latina que, con firmeza y valor, denuncian la ruptura del orden constitucional en Venezuela y desenmascaran el autoritarismo del régimen chavista.




Categoría: Venezuela | Claves: Sergio Muñoz Bata