La triste historia de una joven abusada por su padre

La joven fue abusada durante 6 años en su infancia

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Una joven de 20 años oriunda de San Francisco (Argentina), aguantó por más de una década antes de denunciar a su padre por los abusos sexuales de los que fue víctima cuando era tan solo una niña.

Según un artículo publicado en Clarín, Milagros denunció a su padre biológico a principios de abril tras entrevistarse con el fiscal Bernardo Alberione. Dos semanas más tarde, el progenitor fue detenido por las autoridades. Se trata de Carlos Taborda, un constructor de 84 años de edad.

Luego de que se ordenara la apertura de una investigación, se pudo constatar que los testimonios de Milagros no solo eran reales y creíbles, sino que existían otras víctimas, todas mujeres, quienes nunca habían denunciado al agresor.

“Esos hechos nunca fueron investigados porque no hubo denuncias o ya están prescriptos”, relató el fiscal Alberione al diario argentino.

Por su parte, la joven decidió publicar detalles de lo sucedido en su perfil de Facebook.

“Durante 6 años de mi infancia, fui abusada sexualmente por parte de mi progenitor, fueron 6 años de amenazas y violencia física, emocional y psicológicamente. Me decía que era un juego, en donde solo podíamos jugar él y yo, que no le dijera nada a mamá, ni a mi hermano; porque de ser así, él los mataría. Fueron tantas veces, que comencé a sentir que eso era algo normal, que era una muestra de “amor”.

Cuando las imágenes y el dolor venían a mi, pensaba que estaba teniendo una pesadilla, que eso no había pasado, que solo fue un mal sueño. Debo reconocer que pensar eso, muchas veces me quitaba mi angustia. Llegó un momento en que suponer que fue una pesadilla ya no me aliviaba y los recuerdos cada vez eran mas seguidos y el dolor mucho más profundo.

Después de muchos años de silencio, cuento lo que me pasó por primera vez, a una prima, y me llevo la sorpresa de que ella vivió una situación similar con la misma persona. En base a eso, con un poco de miedo, fui contando a mi entorno lo que me había sucedido, así descubro que somos muchas las victimas de esta persona, pero todos con algo que nos representaba. culpa, vergüenza y miedo de hablar.

Este silencio lo llevé conmigo por años y cuando adquirí mi mayoría de edad se lo cuento a mi mamá, la cual se aterrorizó, por mi historia y por su historia (la cual no conozco completamente)”.

Milagros concluye su mensaje asegurando que consiguió la paz que tanto buscaba en las manos de un profesional de la psicología, que “lo peor ya pasó”, y que ahora solo espera que se haga justicia para “volver a nacer”.




Categoría: Venezuela