“La única salida es la renuncia de Maduro”, dice MCM

Sostuvo que para "impedir una crisis humanitaria" en Venezuela "hay que adoptar medidas económicas muy profundas acompañadas de reformas políticas.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La dirigente política María Corina Machado señaló que “el régimen ha hecho todo para sembrar angustia y miedo”, esto en referencia a la incertidumbre que vive Venezuela actualmente.

Asimismo, indicó en una entrevista exclusiva con el diario La Vanguardia de España que la Asamblea Nacional “tiene límites evidentes respecto a las tareas del gobierno” y apuntó que un Parlamento “no gobierna y mucho menos en el contexto actual, en el cual los poderes públicos están cooptados por parte del Ejecutivo”.

Sostuvo que para “impedir una crisis humanitaria” en Venezuela “hay que adoptar medidas económicas muy profundas acompañadas de reformas políticas. Nadie va a invertir un centavo en Venezuela o va a ayudarnos con créditos mientras el régimen anuncia que profundiza la revolución”.

A su juicio, “la única salida” a la crisis por la que pasa Venezuela es “la renuncia de (Nicolás) Maduro, la formación de un gobierno interino y la convocatoria de elecciones en los plazos previstos”.

A CONTINUACIÓN LA ENTREVISTA COMPLETA HECHA POR EL MEDIO:

Para María Corina Machado, de 48 años, exdiputada, ingeniera y una de las figuras de la oposición venezolana, ayer era sin duda “un día histórico”. En conversación con este diario, admitía que Venezuela se encuentra en un momento de incertidumbre –“el régimen ha hecho todo para sembrar angustia y miedo”, dijo–, pero se mostraba confiada en que el ejército haría respetar la soberanía popular.

No pudo presentarse a las elecciones…

Yo soy diputada hasta hoy (ayer para el lector) y dejo de ejercer como tal porque el régimen, y en particular el señor Diosdado Cabello (hasta ahora presidente del parlamento), decidió que yo no volvía a pisar la Asamblea Nacional. Primero me sacó a la fuerza y después ordenó mi inhabilitación, junto con la prohibición para que yo saliera del país. Pero seguiré en el ámbito más importante, que es acompañar a los ciudadanos en la calle. Escuchar, entender, estimular y organizar. Es lo que estoy haciendo y no dejaré de hacerlo.

¿Qué puede hacer la Asamblea Nacional para resolver los problemas más acuciantes de la población?

En un sistema presidencialista, en el cual progresiva e inconstitucionalmente el Ejecutivo ha acumulado poder, la Asamblea tiene límites evidentes respecto a las tareas del gobierno. Una Asamblea Nacional no gobierna y mucho menos en el contexto actual, en el cual los poderes públicos están cooptados por parte del Ejecutivo. Pero la Asamblea tiene ahora dos funciones fundamentales: la fiscalizadora, con el propósito de lograr un reequilibrio de los poderes, y la política, que parte de la propia democratización e institucionalización del Parlamento. El mandato del 6 de diciembre fue muy claro, los venezolanos hemos decidido que ha llegado la hora de avanzar en la transición a la democracia. La gente tiene muy claro que aquí no hay ninguna posibilidad de resolver los problemas urgentísimos de comida, salud, empleo, transporte, seguridad… mientras Maduro esté en el poder.

¿Es Maduro capaz de tomar esas decisiones?

Venezuela está al borde de una crisis humanitaria, si bien disfruta todavía de cierta bonanza petrolera. Cuando Hugo Chávez llegó al poder el precio del barril de petróleo estaba en ocho dólares, hoy cuesta tres veces eso. Todos los países ­petroleros pagaron sus deudas, invirtieron en infraestructura y educación, mientras Venezuela está literalmente saqueada. El presupuesto nacional está calculado con un barril a 40 dólares y una producción de tres millones de barriles, cuando sabemos que no llega a dos millones. La situación es dramática. Para impedir una crisis humanitaria que tendría consecuencias regionales, hay que adoptar medidas económicas muy profundas acompañadas de reformas políticas. Nadie va a invertir un centavo en Venezuela o va a ayudarnos con créditos mientras el régimen anuncia que profundiza la revolución.

Maduro promulgó el lunes 16 nuevas leyes, una de ellas para controlar directamente el Banco Central…

Y lo hizo utilizando poderes habilitantes que expiraron el 31 de diciembre. Lo que estamos viendo es actuar a un régimen con vocación totalitaria, profundamente militarista y mafioso. Esto dejó de ser un proyecto político para convertirse en una organización criminal dispuesta a todo para preservar el poder. No podemos pensar entonces que van a actuar democráticamente. Lo que vemos es el comportamiento de una organización que no quiere soltar el poder.

Y ante eso, ¿qué puede hacer la oposición?

Esta es una lucha ciudadana contra la dictadura. Nuestra victoria el 6 de diciembre es una hazaña histórica, pero nadie espera que el régimen vaya a ceder dócilmente.

Precisamente por eso, ¿cuál es la salida entonces?

Mantener firme la presión de las fuerzas que ganaron el 6 de diciembre. Y esas fuerzas son los ciudadanos venezolanos, el acompañamiento internacional y la institución militar. Los momentos más duros y peligrosos están por venir.

¿Cuál es el siguiente paso?

Si las reformas económicas no se dan con la mayor urgencia, en Venezuela puede presentarse una situación de caos. Un escenario social muy peligroso. La crisis humanitaria ya está aquí. Debemos incrementar la presión desde la Asamblea Nacional, desde la calle al lado de los ciudadanos, y con la comunidad internacional para hacerle entender al régimen que, por su propio bien y el bien del país, tiene que abrirse una transición a la democracia.

¿Cómo se logrará iniciar ese proceso?

Con un gran acuerdo nacional, entre todos los sectores, incluidos los chavistas, aunque es un grupo cada vez menor. Tiene que haber un periodo de transición y que los sectores democráticos del chavismo entiendan que tenemos que impedir una situación de anarquía que se vaya de las manos. Todos los sectores productivos, sindicales, gremiales, académicos… deben estar representados, porque la magnitud del esfuerzo que vamos a tener que hacer para reconstruir el país es monumental.

¿A través de qué mecanismo, una Asamblea Constituyente?

Hay varios posibles, pero habría que optar por el menos traumático y el más expedito.

¿Cuál sería?

La renuncia de Maduro, formación de un gobierno interino y la convocatoria de elecciones en los plazos previstos. Esta es la única salida.