La vida de las prostitutas de Tumeremo

"Si me demoro una noche en pagar la habitación la dueña puede ser comprensiva, porque sabe que no siempre tenemos días buenos", comentó.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La periodista Yohana Marra publicó en la página web Crónica Uno un reportaje sobre las mujeres que se prostituyen en Tumeremo, en el estado Bolívar.

Según precisa, las jóvenes, que no sobrepasan los 26 años, llegan a la zona minera provenientes de otros estados del país para mejorar su calidad de vida y ayudar a sus familiares.

Asimismo, las mujeres les han mentido a sus familiares al decir que trabajan como cocineras: “Le dije que me iba con una amiga a las minas de Tumeremo a cocinar. Pero prefiero quedarme en la ciudad porque en las minas no hay señal y así puedo llamar todos los días a mi mamá para que no sospeche“, expresó Carolina (nombre ficticio para proteger su identidad), quien ejerce la prostitución.

Esta chica tiene una hija de 7 años que vive en El Tigre, estado Anzoátegui, que vive con su abuela. Contó que lleva 8 meses en Tumero y antes trabajó como empleada en una zapatería en Valencia, estado Carabobo.

Añadió que al enterarse que en Tumeremo “se movía el dinero”, decidió mudarse. Estando ya en la zona, tras pasar varios días en las minas, se enfermó de paludismo, por lo que decidió no ir más a pesar de que se hace más dinero.

Carolina describió que las mujeres que están en la misma situación que ella viven y trabajan en una casa vieja que está condicionada para ejerzan “su oficio” y moren en el lugar. Se sientan frente a la morada para captar a sus clientes.

Apuntó que paga Bs. 8.000 por noche de estadía y les cobra a cada cliente que recibe 10.000 bolívares por un rato y 30.000 si él quiere amanecer con ella. Además, expresó que entre comidas y estadía invierte Bs. 15.000 diarios.

“Un plato aquí es carísimo. Si me demoro una noche en pagar la habitación la dueña puede ser comprensiva, porque sabe que no siempre tenemos días buenos (…) He pasado cuatro días sin trabajo, a veces el movimiento no es tan bueno como dentro de las minas. Los fines de semana se mueven más, aunque cuando pasó la masacre fue duro porque no teníamos trabajo”, acotó.

EN RIESGO SUS VIDAS

La mujer de 26 años aseveró que las chicas con las que trabaja han pasado por peligros, al punto que hay hombres que han llegado al hotel drogados o ebrios y exigen tener sexo sin preservativo.

Igualmente, reveló que “a muchas de aquí las han intentado hasta matar porque no aceptan hacerlo sin condón aunque les paguen más”.

Por su parte, un minero que prefirió ocultar su identidad manifestó a la reportera que en las mina, a veces, tratan mal a las prostitutas.

Reveló que hay efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que obligan a las mujeres a tener sexo sin pagarles: “Si se antoja de una, deben acceder”.