La Vinotinto no es una sorpresa, sino una realidad

El conjunto vinotinto ya no es el equipo de semiprofesionales condenado al último lugar de la tabla en el torneo continental

La Vinotinto no es una sorpresa, sino una realidadCréditos: Carlos García Rawlins / Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Rancagua, Chile. AP) – Venezuela ya no es sorpresa. Ni sus resultados ni su juego. Semifinalista en la Copa América de 2011, Venezuela ha venido registrando progresos evidentes en los últimos años, incluido un empate con Brasil en la última edición del torneo y una victoria sobre Argentina en las eliminatorias de la Copa Mundial de Brasil. Acostumbrados al fondo de la tabla, los venezolanos finalizaron sextos en esa eliminatoria, apenas una plaza por debajo de Uruguay, que avanzó a un repechaje y terminó clasificándose al Mundial.

Si bien ya están empezando a acostumbrarse a los buenos resultados, lo que sí puede resultar una sorpresa en la victoria 1-0 sobre Colombia en la Copa América es la superioridad que evidenció ante una selección cafetera que fue sensación de la Copa Mundial y figura tercera en la clasificación de la Fifa.

Venezuela borró prácticamente de la cancha a James Rodríguez, Radamel Falcao y compañía, con una férrea marca en el medio y ataques por las bandas que hicieron temblar la retaguardia colombiana y convirtieron al arquero David Ospina en la figura de su equipo.

El conjunto vinotinto ya no es el equipo de semiprofesionales condenado al último lugar de la tabla en el torneo continental. La mayoría de sus jugadores militan en clubes europeos. No son equipos grandes, pero les han dado un ruedo que no tenían antes y que les permite jugar de igual a igual con cualquiera.

El autor del gol, José Salomón Rondón, por ejemplo, ha jugado en Las Palmas y Málaga en España y en el Rubin Kazan y el Zenit de Rusia. Este último pagó 18 millones de euros por su pase. El ariete demostró su clase causando zozobra en la zaga colombiana y en la jugada del gol le ganó en el salto a Jeison Murillo para batir a Ospina con un cabezazo hacia abajo.

Juan Arango, que lo habilitó en la jugada del gol, a sus 35 años tiene una ilustre trayectoria internacional, que incluye cinco temporadas en el Mallorca español y otras cinco en el Borussia Moenchengladbach.