¿El encuentro entre dos “patos lisiados”?

El actual inquilino de la Casa Blanca cumplirá su promesa de viajar al país europeo en la recta final de su mandato, convertido ya en un "pato lisiado" a pocos meses de dejar el cargo.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Madrid, España. dpa) – Un presidente con un pie ya fuera de la Casa Blanca y un jefe de Gobierno en funciones: así será en julio el insólito encuentro entre Barack Obama y Mariano Rajoy durante la primera visita oficial del mandatario estadounidense a España.

El actual inquilino de la Casa Blanca cumplirá su promesa de viajar al país europeo en la recta final de su mandato, convertido ya en un “pato lisiado” a pocos meses de dejar el cargo.

A su llegada se encontrará un país sin Gobierno y con resaca electoral, 13 días después de unos comicios inéditos que se repiten a raíz del fracaso de los partidos españoles en la tarea de formar Gobierno tras las elecciones de diciembre, en las que no hubo mayorías amplias.

Desde entonces, el futuro de Rajoy está en el aire. Y es posible que lo siga estando durante la visita de Obama si se repite el resultado electoral de diciembre y surge de nuevo la necesidad de negociar un Gobierno. Los dos mandatarios, que se reunirán entre el 9 y el 11 de julio, dejarán de ser interlocutores en poco tiempo.

OBAMA DESEABA IR

De la incierta situación política en España dependía precisamente la visita del presidente estadounidense. “Obama me dijo que a ver si formamos Gobierno, porque está deseando venir a España“, avanzó en abril durante una visita a Washington el ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo.

Será la Primera visita de un presidente estadounidense a España en 15 años y responde a la invitación del rey Felipe VI, que en septiembre fue recibido en la Casa Blanca junto a la reina Letizia.

Además de Madrid, Obama visitará la ciudad andaluza de Sevilla, en el sur del país. Que asista o no a la fiesta española más popular en Estados Unidos, los Sanfermines, es todavía un misterio. El mandatario llegará a España en pleno apogeo de los encierros taurinos que han dado fama mundial a Pamplona (norte).

“Sospecho que probablemente esté interesado. No he hablado con él sobre ello, pero no sé si el itinerario del presidente le permitirá presenciar este evento”, dijo hoy en Washington el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Con este viaje oficial, Obama cierra una cuenta pendiente con España tras ocho años de mandato. No visitó el país en la recta final de la presidencia del socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011) y tampoco en los cuatro años siguientes, con Rajoy en el Gobierno.

Las relaciones entre ambas administraciones han sido correctas en ese tiempo, pero muy distintas a las que mantuvieron en su día José María Aznar y George W. Bush, el último presidente de Estados Unidos que visitó hasta ahora España, en 2001.

A esa etapa dorada le siguió una gélida tras la llegada de Zapatero al Gobierno español, quien retiró las tropas españolas de Irak. Su sucesor, Rajoy, se esforzó en relanzar los contactos. Esperaba, como broche a su legislatura, la visita de su homólogo estadounidense.

LA VISITA “HA COSTADO TRABAJO”

“Ha costado trabajo. Llegamos mucho tiempo trabajando en este tema y por fin se ha anunciado”, dijo hoy a la prensa española García-Margallo, quien destacó la importancia que tienen para España las relaciones con Estados Unidos.

El aplazamiento del viaje estaba causando cierto malestar en La Moncloa. El propio Rajoy invitó a Obama personalmente cuando visitó la Casa Blanca en 2014. Pero aunque el presidente norteamericano viajó en más de una decena de ocasiones a Europa desde 2009, en ninguna de ellas pisó España.

Sí lo hicieron su mujer Michelle y su hija Sasha en 2010, aunque en unas vacaciones privadas en las que disfrutaron de los encantos del sur del país, de monumentos como la Alhambra de Granada y de las playas de la isla de Mallorca (este).

España no ha sido una prioridad geopolítica para Obama, a pesar de que el país europeo acoge dos bases militares estadounidenses -Rota y Morón- con más de cuatro mil soldados.

OBAMA RECORRIÓ ESPAÑA EN SU JUVENTUD

El mandatario norteamericano sí tiene, sin embargo, un apego personal hacia el país. En la década de los 80, con 26 años, lo recorrió con una mochila al hombro, tal y como recuerda en sus memorias.

La gastronomía española también ha cautivado al matrimonio Obama, amante de las tapas y el gazpacho. El conocido chef español José Andrés, que tiene más de una docena de restaurantes en Estados Unidos, fue invitado varias veces a los fogones de la Casa Blanca.

El idioma, de momento, se le resiste al mandatario estadounidense. Su hija Malia hizo de traductora durante su reciente visita a Cuba. “Su español es mucho mejor que el mío”, aseguró Obama en una entrevista en la cadena ABC News. Y broméo: “Mi vocabulario es igual que el de un niño de dos años”.