Las Águilas Negras, el grupo delictivo que extorsiona para “proteger”

El jefe del Comando del Gaes precisó que el gran error de la sociedad es pensar que “la realidad que vivimos los venezolanos es pagar al hampa”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – ¿Aló, comerciante? No cuelgue la llamada, pague lo que le pedimos o la matamos a usted y a toda su familia”. Con estas palabras un delincuente inicia una extorsión vía telefónica.

De acuerdo con el diario La Verdad, esa frase la utilizaron para aterrorizar a Andreina, dueña de una panadería, en la Costa Oriental del Lago. El diario zuliano conoció las caras del proceso: el extorsionador, la víctima y las autoridades que trabajan contra este tipo de crimen.

DOS REOS CONTARON SU HISTORIA

“Los funcionarios me agarraron cuando buscaba el dinero de la extorsión que la víctima había dejado dentro de una bolsa negra, en un container de basura, en Bachaquero”, contó René José, de 18 años. El joven aceptó estar preso por colaborar con una extorsión.

“Era primera vez que participaba en una vuelta así. Yo estaba tranquilo en mi casa y un vecino que me conoce desde pequeño, me buscó y me envolvió en el negocio sin yo darme cuenta, pues me dijo que lo único que tenía que hacer era buscar el pago. Me embulló y sin pensar y recibir nada a cambio lo hice y allí me agarraron”, dijo.

Y agregó: “No sé quienes más participaron, solo sé que a la dama la estuvieron llamando todos los días y a toda hora, durante un mes”.

Daniel Biaggio Santoreli Berardini Meza, de 21 años, por su parte, confesó que a él también lo agarraron en flagrancia, el 28 de septiembre, día de su cumpleaños.

“También era primera vez que lo hacía, pero yo sí lo hice por dinero, pues me pagarían 250 mil bolívares solo por buscar el paquete. Cuando iba a agarrar la mercancía en las inmediaciones de la plaza Bolívar del municipio Santa Rita, me interceptaron los guardias. Me preguntaron quiénes más estaban conmigo y no supe qué decirles, porque nunca supe quién era el cabecilla de la banda”, indicó.

VÍCTIMA

“Llamaron al teléfono celular de mi hijo, de 19 años, porque el mío estaba apagado. Lo llamaron por su nombre como si lo conocieran y le pidieron comunicarse conmigo. El señor que habló se identificó como Hosmel Ruiz, teniente de un pelotón de Las Águilas Negras 512 de Coro. Tenía acento cachaco”, relato el señor Carreño, de 37 años, víctima de extorsión.

El supuesto teniente le dijo que se mantuviera en calma, pues no quería atemorizarlo, sino crear “un vínculo de amistad” y “protegerlo”.

En ese instante el desconocido comenzó a nombrar todos los bienes que Carreño poseía y hasta de más. “Al principio pensé que era una broma, pero a lo que nombraron a cada uno de los integrantes de mi familia y el negocio de víveres de mi madre, en el sector 18 de Octubre, al norte de Maracaibo, me di cuenta de que sí era verdad y alargué la conversación. Allí sentí presión”, confesó.

“Cómo se siente, no queremos que esté angustiado, nosotros lo vamos a cuidar”, le repitió el supuesto colombiano a Carreño, quien prosiguió diciéndole que, por ser una persona humilde, solo le pedirían “un millón de bolívares”.

“El 8 de octubre coloqué la denuncia en la noche y estando allá (Gaes) me volvieron a llamar y me dijeron que como les caí bien y sabían que yo iba a cooperar, por eso me pedirían 600 mil bolívares. Allí les dije que ok, que les iba a dar la plata, pero que me dieran tiempo para ir al banco”, expuso el comerciante.

A las 8.00 de la mañana del siguiente día lo contactaron de nuevo. En el Gaes coordinaron hacer una entrega controlada. “Todo se organizó y me dirigí hasta la plaza del sector 18 de Octubre, donde vería a los extorsionadores para entregarles el maletín con el efectivo”, narró Carreño.

Y prosiguió: “El hombre que iba a buscar la plata de la extorsión recibía órdenes por medio de un celular y por otro equipo me daban indicaciones a mí, todo al mismo tiempo. El vándalo se me acercó, me entregó unas calcomanías para pegarlas en mi carro”.

En segundos, más de 10 funcionarios salieron del automóvil de la víctima vestidos de civil y ejecutaron la detención del criminal a las 2:00 pm frente a un supermercado del sector. Los efectivos además cerraron la calle y detuvieron a todas las personas que hablaban por celular en ese momento para verificar que no estuviesen implicados en el hecho.

OPERACIÓN

De acuerdo con La Verdad, los efectivos del Gaes que actuaron en el operativo indicaron que la extorsión de Carreño la procesaron desde la cárcel de Coro. “Un grupo de reos se hace llamar Las Águilas Negras, para extorsionar. Estos actúan también desde la cárcel de La Cuarta, en San Felipe, estado Yaracuy, y desde el Centro de Arrestos Preventivos retén El Marite, en Maracaibo”.

Explicaron además, que los integrantes de esta organización fingen el acento y se ocultan detrás de eso para hacer creer que son de Colombia: “A veces piden el dinero en efectivo y otras depósitos bancarios a diferentes cuentas. Luego del pago le entregan a la víctima una calcomanía (vacuna) para que se la coloquen a los carros y negocios de su propiedad como identificación”.

El jefe del Comando del Gaes precisó que el gran error de la sociedad es pensar que “la realidad que vivimos los venezolanos es pagar al hampa”.

Los trabajos de campo del equipo antiextorsiones solo son efectuados al recibir una denuncia. Las declaraciones completas son fundamentales para la investigación. Los efectivos dedicados a terminar con este negocio sucio aseguran que los detalles mínimos “pueden ser claves para practicar una aprehensión”.

Recuerda que puedes recibir las noticias más importantes al momento en tu teléfono, solo sigue estas instrucciones.
Categoría: Venezuela | Claves: sucesos