El “viacrucis” para comprar cauchos a precio regulado

Quien logró salir seleccionado en los famosos sorteos, debe luego comprar el caucho con una serie de condiciones.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La crisis de económica y la escasez en el país no es solo de alimentos y medicinas como muchos creen, los dueños de vehículos han sufrido igual o más la situación por la falta de cauchos.

El diario regional Panorama, realizó un trabajo donde algunas personas explican el “viacrucis” que pasan para poder adquirir un caucho ante la actual situación de escasez.

Los dueños de los carros con los cauchos vencidos o dañados deben participar en un sorteo para adquirir uno nuevo y dejar el viejo en el local.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO:

Los cauchos, ring 14, del vehículo de Belisario Montenegro ya rodaban por “experiencia” como dicen —en tono jocoso— los conductores que le acompañan al marabino en el área de montura de la tienda Pirelli, ubicada en la avenida Delicias, donde por fin salió sorteado para comprar el par de neumáticos que necesita, desde hace más de dos meses.

Un “viacrucis” pasó Belisario para lograr adquirir los cauchos. Él llegó a las 7:30 de la mañana del pasado martes al establecimiento comercial y terminó colocando los cauchos ayer, a las 10:00 de la mañana. “Fui a todos los establecimientos donde hacen sorteo y no logré salir en ninguno, me metí en 14 sorteos aproximadamente y apenas ayer salió mi cédula. Pero esta vez la selección se hizo por número de ring, es decir, juntaron las cédulas de las personas que iban a comprar ring 13, aparte las que iba a comprar 14 y así sucesivamente”.

EL SORTEO

Pero la cruzada para él no terminó allí. Los pasos que siguieron lo hicieron pasar todo el martes en la cauchera. Una vez llegó la gandola con los caucho, con presencia de los representantes de la Sundde y cuatro efectivos
militares fue que se hizo el sorteo,
que terminó a las 12:30 de la tarde. A la 1:30 pm se inició a la verificación del vehículo. “En ese proceso lo que hacen es determinar si realmente necesitas el caucho. Yo cargaba un caucho prestado del carro de mi tío, y en la cauchera se debe dejar el caucho viejo, pero yo no podía. Solo pude dejar uno que estaba reventado. Ese paso duró mucho tiempo, porque muchos andaban con prestaditos”, contó Douglas Rondón, residente de Maracaibo.

Ese proceso duró hasta las 3:00 de la tarde. El siguiente paso era validar en el sistema si el comprador no había adquirido cauchos nuevos en los últimos seis meses para hacer efectiva la compra. “Yo tenía más de un año que no compraba, y eso fue rápido, pero terminé poniendo los cauchos a las 5:30 de la tarde, 10 horas después de haber llegado al negocio”, contó Rondón, quien canceló 57.500 bolívares por el par de neumáticos, ring 13, que la semana pasada estaban valorados en Bs. 40.400, a precio regulado.

Cada semana el precio va subiendo. Pero en la cola hubo personas que salieron sorteados y los cauchos que había disponible no les servían por la anchura. Así le sucedió a Roxana Dugarte, una docente, quien ha estado en más de seis sorteos, pero no ha logrado conseguir nada. “Compré una chiva en 18 mil bolívares, y con esa tengo el carro andando, pero esas chivas duran máximo dos o tres meses”, dijo.

Pero Roxana corrió con suerte en hallar las famosas chivas, porque tampoco se consiguen, y sus precios están por encima de los 25 mil bolívares.

Quien logró salir seleccionado en los famosos sorteos, debe luego comprar el caucho con una serie de condiciones. Entre ellas, cancelar un monto de más de 10 mil bolívares que incluye la alineación, el balanceo de los cuatro cauchos, las válvulas nuevas y el llenado del neumático con nitrógeno. Sobre este último agregado a la factura argumentan los caucheros hacen que la llanta dure más y evita que se desgaste más rápido.

LA GARANTÍA DE LOS DOS CAUCHOS

“Yo pagué con todas las condicionantes, por la garantía de los dos cauchos, pero además, porque por fuera un caucho nuevo lo están vendiendo en 65 mil bolívares, y aquí cancelé por los dos 57 mil, y con garantía en mano”, contó Carlos Gutiérrez, quien acompañaba a su esposa, propietaria del vehículo, que debe estar presente al instante de la compra.

Los llamados “ahogaditos” del Lago, cuentan los conductores los están pintando “para disfrazarlos” y lograr la venta. “Quien compre en la calle, ante la poca oferta debe fijarse bien qué le están vendiendo”, dijo Luis Dugarte, encargado de una venta.

En los establecimientos están hasta más de 20 días esperando por cauchos. “Aquí no existe los pedidos, según lo que necesitamos, esos tiempos ya pasaron, sino aceptar los cauchos que lleguen y listo”, contó.