Las confesiones de una prostituta “legal”

La joven contó que inicialmente se metió en el negocio sexual porque en su anterior puesto de trabajo en un spa no le pagaba muy bien.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Daily Mail.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Esta es una industria donde todo sucede a puertas cerradas, pero una trabajadora sexual ha desvelado lo que realmente sucede en un burdel legal.

Desde Nevana, Estados Unidos, Sarah Greenmore ha ofrecido declaraciones reveladoras, por ejemplo, sobre cómo es estar con siete clientes una noche para ganar cerca de 10.000 dólares en 13 días.

De acuerdo con el Daily Mail, tras el anuncio de Amnistía Internacional sobre apoyar la despenalización de la prostitución, Sarah dijo que esperaba que compartir su experiencia sirviera para combatir la “falsa información” sobre la industria.

La joven contó que inicialmente se metió en el negocio sexual porque en su anterior puesto de trabajo en un spa no le pagaba muy bien.

Aseguró que la parte más agotadora de su trabajo era estar reluciente luego de un día de piernas en el gimnasio.

El burdel Moonlite Bunny Ranch es bien conocido en los EE.UU. después de aparecer en el reality show Cathouse, por lo que Sarah habló sobre los grupos de turistas curiosos que a menudo van a visitarlo.

¿Más clientes que clientas? Al respecto la joven indicó que, en efecto, recibe a mujeres, pero estas no participan con la misma frecuencia que los hombres en la industria del sexo.

Sobre su vida personal, Sarah expuso que por tres años salió con un actor porno, pero poco a poco la relación se disolvió “no necesariamente debido a la naturaleza de nuestro trabajo, sino por los problemas que lo rodean”.

Por otra parte, Sarah comentó que tiene una regla inquebrantables, y es que se niega a tener sexo sin condón. “Mi seguridad y la de mis clientes tiene prioridad sobre un orgasmo. Fin de la discusión”, dijo la joven al respecto.

Sarah Greenmore. Crédito: Daily Mail.

Sobre este tema en específico contó una anécdota en la que un niño de la universidad quiso hacerlo (sexo sin protección) cuando ella no estaba mirando. Dijo que “inculcó el temor de Dios en él” por lo que el joven terminó dándole una propina de 400 dólares como disculpa.

Sarah se niega a estar con clientes sin protección por el riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual, aun cuando muchos la sobornan con regalos.

Explicó también que para trabajar en el burdel debe pasar una prueba completa de ETS cada semana. Además, tiene que pagar 500 dólares para la concesión de licencias.

GANANCIAS

Las ganancias de la joven pueden ser astronómicas, y aunque se negó a hablar sobre su salario anual, divulgó que ganó 9.700 dólares en solo 13 días durante el mes de julio.
Categoría: Sociedad | Claves: El Cotilleo