Las disculpas de Maradona al árbitro que no vio “la mano de Dios”

“Te presento mis disculpas, señor Ben Nasser. Ese gol lo marque gracias a la mano de Dios”, le dijo Maradona al árbitro que no vio la infracción en la famosa jugada

Las disculpas de Maradona al árbitro que no vio “la mano de Dios”Créditos: DiegoMaradonaOficial / Facebook
Publicada por: el RonGonzalezc@gmail.com @RonCcs

(Caracas, Venezuela) – “¿Para cuando Argentina y el gol?”, se desesperaba el relator -como le dicen los argentinos a los narradores- Víctor Hugo Morales, ese que se hizo famoso por llorar y gritar un gol de Diego Armando Maradona a Inglaterra en el Mundial de 1986, y que ha sido catalogado como el mejor de todos los tiempos por jugadores, fanáticos y especialistas.

El gol con la mano de Maradona. Créditos: Amberes Hidalgo / Youtube

El más famoso relato de Víctor Hugo Morales con gol de Maradona. Créditos: coppolag / Youtube

Y Maradona desde el campo pareció escuchar a Morales. Tomó la pelota y comenzó a burlar rivales. Se movió desde la derecha al centro y pasó a un Jorge Valdano que estaba muy marcado en el borde del área. Un intento de rechace terminó siendo un centro para Maradona que Shilton salió a buscar.

Y Diego, ese que dentro de la cancha sorprendía cada fin de semana, fue y buscó la bola y la mandó al fondo de la red. Era la semifinal de un Mundial, y Argentina jugaba contra su enemigo a muerte -y no es retórica- Inglaterra.

“Pareció mano”, dice Morales en primer lugar, pero después se rompió la garganta gritando el gol que el principal convalidó.

“(Maradona) saltó con la mano para mí. El linier no lo advirtió, el árbitro lo pifió. El gol fue con la mano, lo grito con el alma, pero tengo que decirlo. Es lo que pienso”, añadió Morales.

En ese mismo partido Maradona marcaría un gol sensacional que le daría fama mundial a él y a Morales por un su emocionado relato. Y tras el cotejo, Diego reconoció que sí metió la mano en la primera anotación, pero que esa mano era de “Dios”.


Ese árbitro que “pifió”, y que pensó que el pequeño Maradona, que mide 1,65, podía saltar más que el espigado Peter Shilton y sus 1,83 metros, era el tunecino Alí Ben Nasser -marzo, 1944-, a quien el “pelusa” le ha pedido disculpas este fin de semana.

“Tuve un reencuentro muy emotivo con Alí Ben Nasser, el árbitro del partido contra Inglaterra, en México 1986. Yo le regalé una camiseta argentina, y él me obsequió la fotografía de aquel partido que cuelga en su casa. Mi dedicatoria: ‘Para Ali, mi amigo eterno’”, reveló Maradona en su cuenta en Facebook.

“Te presento mis disculpas, señor Ben Nasser. Ese gol lo marque gracias a la mano de Dios”, zanjó, según el diario español El Mundo.