elmundo

Las herramientas para luchar contra la violencia de género no son suficientes

En sólo dos meses, 17 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Mundo)- El anuncio del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, de una “profunda renovación” del protocolo de valoración de riesgo de las víctimas de violencia machista es una asunción implícita de que las herramientas en vigor para luchar contra esta lacra no están dando el resultado deseado.

Desde que Rodríguez Zapatero impulsó en 2004 la ley contra la violencia de género, ningún Ejecutivo la había actualizado, pero la trágica realidad que estamos viviendo este verano exige un cambio urgente. En sólo dos meses, 17 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, un número de casos que no se registraba desde 2006, y varias de ellas con extrema crueldad. Aunque cabe aplaudir la reforma anunciada -cuyo desarrollo total se aplicaría la próxima legislatura-, es cuestionable por qué se ha tardado tanto en reaccionar.

El Gobierno empezó a revisar en 2014 el formulario que se les hace a las mujeres que denuncian una agresión machista en comisaría. El cuestionario fija la situación de gravedad en la que se encuentra la víctima -extremo, alto, medio o bajo- y un mínimo error en este diagnóstico puede ser, y de hecho ha sido, causa de varias fatalidades. Para intentar perfeccionarlo, se ha ampliado de 16 preguntas a 39, introduciendo ámbitos clave como las redes sociales, donde se vierten multitud de incitaciones a la violencia y en donde tienen tanta presencia los jóvenes, un grupo en el que el machismo ha arraigado de forma preocupante. Por ello destaca otra novedad: la incorporación de una app, basada en la geolocalización, que permitirá a las víctimas denunciar y a la Policía acudir rápidamente al lugar.

La reforma del Gobierno es sólo un paso de todo lo que queda por caminar

El PSOE, consciente también de las deficiencias en la lucha contra la violencia de género, ayer presentó enmiendas a los presupuestos para aumentar en 100 millones la partida dedicada a la ley. Aunque lejos de una confrontación, lo que la sociedad pide a los dos partidos es que remen, de una vez, juntos por una política de Estado tan sensible para erradicar este cáncer. La reforma del Gobierno es sólo un paso de todo lo que queda por caminar y que reclaman las instituciones y agentes implicados: una mayor especialización y formación; en definitiva, más recursos.

Categoría: Opinión