Las “irregularidades” del chavismo en un día electoral

"El uso abusivo del llamado 'voto asistido' se viene denunciando con fuerza especialmente desde las elecciones presidenciales del 14 de abril de 2013. Esta figura está establecida en la norma y ha sido aprovechada para vulnerar el secreto al voto y encauzar y vigilar la decisión de los electores".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Imagen de un presunto “voto asistido” en las elecciones presidenciales de 2013, en el municipio Mara, estado Zulia. Crédito: El Nacional / Archivo

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El periodista Oscar Medina publicó este sábado en el portal web Konzapata.com un trabajo recopilatorio sobre las “irregularidades” que suele cometer el chavismo en un día electoral. Estas incluyen amedrentamiento, “voto asistido” de forma forzosa, proselitismo muy cerca de los centros de votación, entre otras.

Para Medina, que recordó el uso ilegal de los recursos públicos en la campaña y candidatos apalancándose en obras del Gobierno, esto evidencia el “ventajismo” con el que el chavismo acostumbra a encarar estos procesos.

A continuación, la lista de las principales incidencias en días electorales, publicadas en la web Konzapata.com:

Madrugonazo: El domingo 6 de diciembre a las 5 de la mañana debe iniciar el acto de constitución de cada mesa electoral. Esto requiere la presencia de la persona encargada de ejercer la presidencia de la mesa, dos miembros principales, la secretaria o secretario, el Operador del Sistema Integrado y los miembros suplentes y de reserva. Y aquí empieza la primera batalla: si a las 5:30 no se ha podido constituir la mesa por la ausencia de algún integrante, entre los presentes deben acordar quién o quiénes cubrirán las ausencias. La experiencia que registran en la oposición de eventos anteriores indica que una cantidad importante de miembros de mesa no acuden a la cita y ahí entran en juego los “miembros accidentales” que van ocupando puestos y el oficialismo –que suele actuar en llave con quien coordina el centro por parte del CNE- se impone para quedarse con la presidencia de las mesas.

En control: El oficialismo hace un particular esfuerzo por ubicar a su militancia en la presidencia de las mesas electorales por una razón fundamental: quien ocupa ese puesto decide cuándo se cerrarán las mesas al caer la tarde. Si a las 6pm no hay electores en fila esperando para votar, el presidente de mesa está facultado para cerrarla sin necesidad de esperar instrucciones del CNE. Tener a un militante al frente es parte de la estrategia del Psuv: así aseguran la ya tradicional operación remate. Y en los comandos de la unidad opositora ya está muy claro que todo voto después de las 6 es en contra.

Apurados: En el análisis para la estrategia opositora del día se toma en cuenta un hecho reiterado: el chavismo maneja recursos que le permiten ir conociendo cuántos de sus simpatizantes no han ido a votar. El tiempo que requiere identificarlos, contactarlos y movilizarlos es lo que explica las oleadas de votantes que aparecen después de las 6 de la tarde.

Sin secreto: El uso abusivo del llamado “voto asistido” se viene denunciando con fuerza especialmente desde las elecciones presidenciales del 14 de abril de 2013. Esta figura está establecida en la norma y ha sido aprovechada para vulnerar el secreto al voto y encauzar y vigilar la decisión de los electores. Activistas que toman fotografías de personas al momento de votar, que permanecen ante la máquina durante la votación, que aparecen en los centros con grupos de electores que votan bajo su vigilancia. Para minimizar esta práctica, la oposición necesita una posición de fuerza en las mesas con capacidad de hacer reclamos efectivos rompiendo la llave que permite el abuso: la componenda entre los miembros de mesa oficialistas, los militares y la coordinación del CNE.

Irregulares: Personas que no cumplen con los requisitos y se les permite votar: nombres o números de cédula que no coinciden. Esto permite la suplantación de identidad.

Te veo: En ciertas mesas el parabán que oculta al elector al momento de marcar su opción en la máquina de votación es de tamaño insuficiente. En la oposición señalan que esa es otra manera de vulnerar el secreto al voto: el movimiento del brazo podría revelar la opción votada.

Morrocoy: En centros en los que tradicionalmente la oposición ha sido mayoría, se han documentado casos de fallos singulares de las máquinas de votación y retrasos injustificados en los planes de contingencia. Esto propicia la congestión, el proceso se estanca y muchos electores abandonan la cola y se abstienen de votar. ¿Cómo se resuelve esto? Asegurando presencia e influencia en las mesas para hacer cumplir las normas.

Te vas: La estrecha relación entre los miembros de mesa oficialistas y los militares que resguardan el proceso, permite que en algunos casos los testigos de la oposición que denuncian irregularidades en el momento sean posteriormente sacados a la fuerza del lugar. También hay denuncias acerca de militares que impidieron la entrada de los testigos de la oposición.

En la fila: Durante la espera para llegar a la mesa, los electores sienten la presión de los llamados “coleros”. Se trata de personas que con mayor o menor recato –dependiendo del centro- van pasando revista: quién va a votar, quién ya lo hizo. Para este domingo se espera que otros “coleros” podrían ocuparse de confundir a incautos a propósito de la tarjeta del MIN-Unidad.

A las puertas: Fuera del centro electoral y pese a la presencia de autoridades, las denuncias de tantas elecciones se acumulan. Hay algunas prácticas recurrentes: puntos rojos –toldos- de propaganda a menos de los 200 metros reglamentarios, acciones de proselitismo, amedrentamiento con la presencia de motorizados y personas armadas, movilizaciones forzadas para votar bajo supervisión, acciones violentas para impedir el cierre de las mesas o para forzar a los ciudadanos a no votar.

Al cierre: Se han documentado casos en los que el Plan República impide la verificación ciudadana y otros en los que activistas del oficialismo que forman parte de grupos de motorizados amenazan a los miembros de mesa o a los testigos que pretenden hacer la verificación.

¿Excepción?: El CNE ha asegurado en más de una oportunidad que en las zonas del país donde se ha declarado estado de excepción no debería haber problemas derivados de esa condición. Sin embargo, hay temores latentes que no pueden ser despachados fácilmente. Hay 21 candidatos en estas zonas fronterizas -10 nominales, 9 de lista y 2 indígenas- en las que están restringidos, por ejemplo, derechos de asociación y de circulación. Esto deja la puerta abierta a que las autoridades entorpezcan las estrategias de movilización de los aspirantes opositores o las reuniones en los comandos de campaña.

Importados: La organización civil Control Ciudadano advirtió sobre otra posible consecuencia de las zonas bajo estado de excepción. Para su directora, Rocío San Miguel, los 30 mil efectivos militares movilizados en la frontera alterarán la dinámica local con sus votos parcializados y entubados a favor del Psuv. De acuerdo al periodista y experto en temas electorales, Eugenio Martínez, la MUD ya evaluó este escenario: técnicamente no es posible que esos 30 mil soldados hayan cambiado sus lugares de votación. Pero, como ya sabemos, en este país y con este CNE pueden pasar cosas sorprendentes.

¿Dónde denuncio?
: La web guachimanelectoral.com estará recopilando denuncias sobre irregularidades el 6D. Esta iniciativa ciudadana invita también a utilizar #guachiman6D en tuiter y los teléfonos 04149065604 (para SMS) y 04142084810 (para WhatsApp).