elclarin

Las paralelas que se juntan en Burzaco

FIFA, AFA, Lázaro Báez y aportes a la campaña K: todo se cruza en el escándalo de las coimas en el fútbol.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial. El Clarín). Scándalo FIFA: arrestato uno dei recercati, tituló la policía de Bolzano la noticia de que el CEO de Torneos y Competencias dejaba de ser prófugo. Alejandro Burzaco se entregó allí acompañado de sus abogados. Hubo otra noticia: el escándalo en la FIFA dejó de ser una calificación periodística.

Burzaco está con arresto domiciliario en esa ciudad italiana vecina a Suiza, famosa por su geografía alpina y por encabezar desde hace años rankings de calidad de vida. También desde hace años Burzaco se caracteriza por vivir una buena vida o al menos por pasarla bien. Dinero no le ha faltado.

La ciudad es además la que eligió el notable escritor húngaro Salvador Marai como escenario de una de sus grandes novelas: La amante de Bolzano. Es una historia sobre Casanova, refugiado y perseguido como Burzaco aunque por otras andanzas.

Burzaco prefirió entregarse en Italia y no en la Argentina. Es posible que tema lo que acá pudiera pasarle. A través del fútbol conoce como pocos la conexión entre negocios y poder. Sabe mucho. Y no pocos saben que él sabe mucho. La corrupción los tiene sin cuidado salvo que los afecte.

Burzaco teme ir preso aquí y aquí muchos temen lo que él pueda decir afuera. Sobre todo si decide, como otros implicados en el escándalo, canjear información por una pena menor.

El motor de la investigación es la Justicia norteamericana con apoyo del FBI y la Agencia Fiscal. Son tres peso pesados que destaparon la olla podrida del fútbol de la FIFA. Con ellos deberá negociar Burzaco, implicado en una trama internacional de sobornos y de lavado de dinero.

A la Justicia norteamericana le importa la fiesta de la FIFA y no la de la AFA pero las dos fiestas se cruzan. Al menos en uno de esos cruces quedó entrampado Burzaco.

Fue en la Confederación Sudamericana de Fútbol. Hace dos años armó o mejor sería decir le dieron el armado de la empresa Datisa para quedarse con los derechos de tevé de cuatro ediciones de la Copa América. En realidad el propósito era otro: montar un negocio de cien millones de dólares de coimas.

Burzaco era Burzaco pero sobre todo era Julio Grondona, que había empezado su noveno mandato consecutivo en la AFA y manejaba a la vez la tesorería de la FIFA. Más que un vendedor de humo Burzaco era un encantador de serpientes aunque encantador de serpientes le quede chico por su habilidad para generar negociados con el poder y a la sombra del poder.

Dos datos: el escribano de Datisa es el de Lázaro Báez. Y Burzaco mismo fue aportante de la campaña kirchnerista. Hay paralelas que se tocan todo el tiempo.

Categoría: Opinión