Las voces del hambre y del miedo en las colas por comida

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Drama. Esa es la única palabra que puede describir a una cola para adquirir alimentos en el país; ya no se trata solo de las horas de espera, de que lo que se buscan son productos básicos, del sol o la lluvia. La realidad que arropa las filas en las afueras de los supermercados es cada vez más inhumana.

Así lo reflejan testimonios recogidos por El Nacional en la cola de un supermercado de El Cafetal. Más de medio centenar de personas esperaban antes de las 6 de la mañana para ver que venderían.

Cuando, pasadas las ocho de la mañana, el personal avisó que soló “llegó pasta dental”, las caras de quienes buscan qué comer a diario reflejaron el drama que algunos otros expresaron: “¿Qué vamos a hacer? ¿Qué vamos a hacer?” Pero antes de esa hora los comentarios, que obtuvo la periodista Aly La Riva, no fueron más alentadores:

Yusika Blanco

“¡Ay, catira! La situación está mal, está ruda. Si comes hoy, mañana no puedes. Cada vez que salgo a buscar comida, no consigo. Yo nunca había pasado por esto, mi despensa siempre estaba llena”

“Yo soy 100% revolucionaria, chavista, pero ahorita estoy molesta con los dos. Tengo tres niños y lo más difícil es el hambre. Si yo tuviera a Maduro en frente le dijera que dejara de hablar tonterías y resolviera los problemas”

En una ocasión, recibió una bolsa que contenía tres kilos de arroz, un litro de leche, un kilo de azúcar y un litro de aceite: “Eso no duró nada, somos ocho personas en la casa”

Yaritza Mendoza

“Es horrible hacer cola por allá (Cuá). Es un desorden. Guardias y policías abusan de uno. Lanzan bombas lacrimógenas. Hay más probabilidades de comprar por aquí (El Cafetal)”

David Matheus

“Esto es insoportable, se tiene que acabar. Ya nadie lo aguanta”

“La culpa es de Maduro. Ataca a la empresa privada, como Polar, que es la que saca la comida. Eso no se explica”

Anónimos

“Si no trabajo, no como. Eso de los Clap no sirve, es embuste, es para que se beneficien solo ellos”

Madre de 18 años: “Siento miedo por mi hijo, hay hambre”… “No sé cómo haré para conseguir pañales, ya la cosa está más maluca”