Latinos no deben dejar que “campaña negativa de Trump nos desanime de votar”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Federico De Jesús, consultor político y ex vocero de la campaña de Barack Obama en la elección de 2008, conversó con Sumarium Radio sobre cómo se compara la campaña de 2016 con campañas presidenciales anteriores.

Para De Jesús esta campaña y sus niveles de negatividad no tiene precedentes en EE.UU.. Explica que las raúces de lo que está sucediendo pudieran ser que desde la época posterrorista del 2001 surgió una islamofobia increíble, se empezaron a ver movimientos anti-inmigrantes en el Congreso y se vio que con la elección de Barack Obama cuando el primer afroamericano en la historia estaba a punto de ser electo como presidente, en la campaña de John McCain y Sarah Palin empezaron a manifestarse una serie de personas que iban armados a las manifestaciones y quienes decían que Barack Obama era un socialista, un terrorista. Todo esto finalmente desembocó en el movimiento del Tea Party que tomó control del Congreso en el 2010, y el partido republicano en vez de tratar de aplacar a estas voces racistas, disidentes del multiculturalismo, más bien le echaron leña al fuego para ganar votos y se le terminó yendo de las manos. “Ahora tenemos a Donald Trump que es un ignorante de los temas que aquejan a la familia estadounidense, que no sabe de relaciones internacionales y cuya campaña está basada en insultos, en el odio y quien quiere regresar a EE.UU. a un pasado de división y de exclusión”.

Explica que no debemos dejar que esta campaña tan negativa y tan odiosa desanime a la comunidad latina a salir a votar, pero si debemos temer a lo que está haciendo Donald Trump contra la democracia, pues es la primera vez en la historia de EE.UU. que un candidato se niega a confirmar que va a aceptar los resultados de una elección, lo cual es algo insólito y muy peligroso. Pero en su opinión también hay muchas razones para salir a votar. “La propia Hillary Clinton ha dicho que no tiene el carisma de Barack Obama o de Bill Clinton, pero ella si tiene una conexión muy personal con los estadounidenses debido a la lucha que ha librado desde muy joven a favor de los votos de los afroamericanos, de los niños, de los indigentes, y luego desde el senado cuando votó dos veces a favor de la reforma migratoria. Sin duda es alguien que siempre ha tenido los mejores intereses de la comunidad en mente y conoce los problemas de EE.UU., siendo Primera Dama, Senadora, Secretaria de Estado, y es alguien capaz de codearse con cualquier líder del mundo y quien puede negociar con cualquier persona”. Por tanto, expresa, “debemos reflexionar que tipo de país queremos: si una candidata con una visión de país que acepte la diversidad y abrace la globalización y la integración con los demás países del mundo, respetando la soberanía pero cooperando, o queremos a alguien que insulte a los aliados de EE.UU.con los cuales tenemos que cooperar para asegurar la seguridad nacional de EE.UU. y poder alcanzar mayor prosperidad a través del comercio”.

En opinión del consultor demócrata, los estadounidenses no se pueden dejar seducir por el populismo demagógico de derecha que Donald Trump está presentando, donde pone a estadounidenses contra estadounidenses, a inmigrantes contra mujeres, a religiones contra religiones, precisamente porque según él, EE.UU. ha dado cátedra de integración cultural a este país. “No podemos caer en estas tentaciones populistas-demagógicas de derecha, pero tampoco podemos ser ciegos. Hay muchas división de clases en este país, hay una gran desigualdad económica y todavía hay mucho racismo y quien lo dudaba solo tiene que observar el tipo de personajes que está despertando Donald Trump, quienes van a manifestaciones en donde insultan a Hillary Clinton y aparecen armados diciendo que la violencia se debe aceptar”. Expresó su rechazo al hecho de que Trump sea el primer candidato en la historia que ha insinuado dos veces que está a favor de actos de violencia hacia su oponente. “No podemos permitir que ese tipo de personas salga electo a la Cada Blanca. Y si lo estadounidenses quieren elevar su calidad de vida, tener mejores salarios, que los jóvenes puedan ir a la universidad sin tener una o dos hipotecas y se vean ahogados en deudas, si queremos una reforma migratoria, entonces hay que votar por los demócratas. No hay otra alternativa”.

Recordó que hay 27 millones de latinos elegibles para votar, pero se espera que solo salgan a hacerlo unos 13 millones, y si ese fuera el caso estarían haciéndose un flaco favor. Pero piensa que esta vez se van a empoderar y que ese número va ser mucho más alto de lo que la gente espera pues dice haber visto por ejemplo en sus giras por Florida mucho mas entusiasmo del que esperaba ver en la comunidad. Aseveró que “cada voto cuenta” y que no debe olvidarse que “la elección del 2000 se perdió por 534 votos en la Florida”. Por último recordó que si hay alguna elección donde se ha insultado y criminalizadlo a la comunidad latina es ésta, y que por tanto hay razones de sobra para salir masivamente a votar a favor del país multicultural e integrador que representa la señora Clinton y, en consecuencia, que el rechazo a las políticas de división y de odio de Donald Trump debe ser mediante una derrota aplastante para que no haya margen de duda del mandato que va a recibir la presidencia de Hillary Clinton.