Lilian denunció abusos y persecuciones ante la CIDH

Tintori denunció la situación de su marido en una reunión de trabajo privada en la sede de la CIDH.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Washington, EE UU. EFE) – Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, denunció hoy en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el “incumplimiento” de las medidas cautelares otorgadas a su marido hace un año y “el riesgo permanente” que vive en la Prisión Militar de Ramo Verde.

“Las condiciones cada vez son peores, violan sus derechos fundamentales, vive en riesgo permanente, vive en aislamiento, se pasa seis días a la semana solo sin hablar o ver a nadie, las reglas son cada vez más difíciles para él y su familia”, dijo hoy Tintori en un encuentro con periodistas en Washington.

Tintori denunció la situación de su marido en una reunión de trabajo privada en la sede de la CIDH en la que participaron sus abogados, los comisionados y, según su relato, “la vicefiscal de la República y un doctor fiscal del Ministerio Público (de Venezuela)”.

“Escucharon nuestros argumentos y lo más importante es escucharnos, dialogar, dar la información que posiblemente no tengan con exactitud”, se limitó a decir Tintori sobre el contenido del encuentro.

La esposa de Leopoldo López, condenado a casi 14 años de prisión, aseguró que el opositor sufre “un trato intimidatorio, de acoso, de ensañamiento, cruel e inhumano”.

“Son tratos inhumanos y de tortura constante. No me dejan acercarme a donde juega él con mis hijos, ahora tenemos que ver cómo lo encierran y le trancan los candados, buscan torturarnos psicológicamente como familia”, sostuvo.

Está en una torre de cuatro pisos solo, nuestras visitas conyugales no podemos realizarlas por sonidos de candados, de militares silbando, o porque tenemos en nuestra consciencia que nos graban, porque nuestros audios más íntimos han salido en el canal del Estado en el programa “Con el mazo dando”, un programa violatorio de derechos humanos”, agregó.

Tintori defendió, además, que su lucha no es solo por su marido sino porque en Venezuela hay “86 presos políticos y tres de ellos en condiciones inhumanas”.

“Esos tres están a cinco pisos bajo tierra en una cárcel que se llama ‘la tumba’, esa tortura se transmite a un impacto en los familiares que hoy pedimos justicia y libertad”, señaló.

“Las mías sí se han cumplido y eso se reconoció, pero la situación es grave (para López), está en riesgo permanente y, como ya en dicho en otras ocasiones, temo por su vida, por el deterioro de su salud, después de dos años y dos meses no tenemos informe médico”, indicó.

La CIDH otorgó a López medidas cautelares el 20 de abril del 2015 “al considerar que la situación de aislamiento prolongado y los alegatos sobre maltratos podrían implicar serias afectaciones a sus derechos a la vida e integridad personal, física, y psicológica”.

Tintori está esta semana de visita de trabajo en Washington, donde ayer se reunió con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y con la secretaria de Estado adjunta de EEUU para Latinoamérica, Roberta Jacobson.

Tanto Almagro como Jacobson pidieron la liberación de los “presos políticos” en Venezuela, y el titular de la OEA fue más allá y defendió explícitamente la Ley de Amnistía aprobada la semana pasada por la mayoría opositora en el Parlamento venezolano con el rechazo rotundo del Gobierno de Nicolás Maduro.

Tintori también se ha reunido entre ayer y hoy con representantes de organizaciones promotoras de los derechos humanos como Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional (AI), la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).

Las reuniones de trabajo privadas de este miércoles en la Comisión forman parte del 157 periodo de sesiones de la CIDH, órgano autónomo de la OEA y encargado de velar por el respeto a los derechos humanos en el continente.