Lo asesinan y le arrancan las uñas de las manos en su casa en La Pastora

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Florencio Figueroa Dávila, abogado adscrito al Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren), fue asesinado en su casa ubicada en La Pastora, al oeste de la ciudad capital, cuando entraron a robar.

Según informó la periodista de sucesos, Altagracia Anzola, el hombre de 53 años fue golpeado por los delincuentes, además de arrancarle todas las uñas de las manos posiblemente para obligarlo a decir las claves de sus tarjetas.

La víctima, que tenía movilidad reducida porque de niño sufrió de Poliomielitis, estaba casado con una mujer que sufre de esquizofrenia y vivían en Guarenas, sin embargo, los fines de semana Figueroa se quedaba en la que fue su casa materna, en La Pastora, que heredó tras la muerte de sus padres hasta el lunes.

Por estos días, su esposa se quedaba con su familia en Carapita y el abogado se estaba quedando solo a pesar que su prima, Delia Fugueroa, era quien lo visitaba a diario ya que vivía en el mismo sector.

“El sábado 5:00 pm lo vio por última vez cuando regresó de hacerle unas compras. Siempre le daba el dinero o las tarjetas”, explicó Anzola al tiempo que indicó que esta ocasión el occiso pensaba regresar el domingo a Guarenas con una amiga que lo ayudaría a arreglar su apartamento luego que su pareja en una de las crisis lo había destrozado.

Quedaron en verse en Agua Salud a las 7 de la mañana pero el hombre nunca llegó, por lo que la amiga llamó a la casa de su prima. “Pensaron se había caído en el baño y cuando eso sucedía no podía levantarse, porque tenía muy contraídas las piernas, pero notaron que había una ventana abierta que él nunca abría y al ingresar, la prima encontró el boquete en el techo de la cocina donde en noviembre pasado ya había ingresado a robar de la misma manera, justo en ese techo abrieron un hueco más pequeño”.

Los delincuentes se llevaron una licuadora, las chequeras, cartera con los documentos personales tarjetas bancarias y un bolso que dejaron botado por la calle debido a que no tenía nada de valor.

Tras entrar a la vivienda, la mujer fue corriendo hasta el cuarto donde dormía su primo en el segundo piso y fue cuando descubrió el cadáver. “Estaba ‘rígido’ sobre la cama, con la sábana en la cabeza. Había mucha sangre pero ella no se atrevió a descubrirlo. Corrió a pedir ayuda”.

Funcionarios de la PNB y el Cicpc levantaron el cuerpo y se lo llevaron a la morgue de Bello Monte.

La pareja tiene un solo hijo de 27 años y el año pasado se fue a vivir a Ecuador.




Categoría: Venezuela | Claves: sucesos