Lo desconocido de Patricia de Ceballos

"Al principio era una mujer más insegura, pero ahora ese miedo escénico se perdió"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Federico Parra / AFP

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) La vida de Patricia de Ceballos cambió desde hace más de un año, cuando de ama de casa, pasó a ser la esposa de un alcalde opositor preso, luego se convirtió en alcaldesa de su misma plaza y ahora, una de las caras visibles de la lucha por los llamados presos políticos.

En una entrevista concedida al diario colombiano El Tiempo, firmada por Valentina Lares Martiz, la joven madre de tres hijos y esposa de Daniel Ceballos ofrece una mirada sobre los elementos que componen su vida actualmente.

DE AMA DE CASA A DIRIGENTE POR DERECHO PROPIO

El Tiempo: ¿Cuánto ha cambiado usted desde que su esposo fue apresado hace ya más de un año?

Patricia de Ceballos: Ha cambiado todo, muchas cosas. Yo pasé de ser un ama de casa que estaba con sus tres niñitos a ser la esposa de un preso político, alcaldesa de un municipio (San Cristóbal, cuyo alcalde era su esposo hasta que fue despojado de su cargo) y a tener una responsabilidad enorme, pero muy gratificante, con Venezuela. Más nunca volví a lavar un plato, a preparar un almuerzo. Ahora me dedico a trabajar por la ciudad e, incansablemente, por liberar a mi esposo. Al principio era una mujer más insegura, pero ahora ese miedo escénico se perdió.

LOS HIJOS Y LA FAMILIA

ET: ¿Qué tan conscientes están ellos de la situación que atraviesa la familia?

PC: Están totalmente conscientes. Me los llevo al despacho a que me acompañen a trabajar y a algunas actividades. Trato de respetar mucho el tiempo con ellos: llevarlos al colegio, llegar a tiempo para dormirlos así tenga que seguir trabajando en la casa. Es importante que sientan mi fortaleza y mi compañía.

Ellos saben muy bien lo que está pasando, incluso Juan Daniel, con 3 años, dice cosas como que quiere que su papá “salga” o que “los hombres malos no lo dejan salir”. Mi hija María Verónica, de 5 años, me ha dicho cosas como “mami, ¿será que el presidente Maduro no sabe que mi papá tiene hijos?” María Victoria, de 7 años, me dijo que ya pasó un año y que habíamos dicho que su papá iba a estar solo un año preso. Saben que su papá es un hombre bueno y que está preso por la libertad de Venezuela. Entienden que son personas malas quienes tienen a su papá preso.

EL INFAME AUDIO

ET: Se ha sacado un supuesto audio suyo en el que discute con su esposo por una infidelidad con el locutor Luis Chataing, y ahora se amenaza en las redes sociales que podría “filtrarse” un video suyo y de Lilian Tintori en la intimidad con sus esposos. ¿Qué opina que esto forme parte de la “lucha política”?

PC: Son las últimas armas de un gobierno que no tiene la verdad, que persigue, que amedrenta, que encarcela y cuyas armas son la violencia y la mentira. Ya no tienen cómo atacar a dos mujeres, esposas de dos presos políticos, pero en cuya palabra cree toda Venezuela. Hemos demostrado que somos mujeres apegadas a la moral, a los buenos principios y costumbres, que somos madres que damos ejemplo a nuestros hijos y que amamos y defendemos a nuestros esposos fervientemente.

No tiene otro mecanismo el gobierno que tratar de atacar en la moral y sembrar la duda en la opinión pública sobre nuestra lucha. Les queda la mentira y la descalificación. Fíjese que, al igual que Daniel Ceballos y Leopoldo López, Nicolás Maduro está preso en Venezuela, pero porque no tiene la moral para salir y responderle al papa sobre nuestros derechos y libertades. No pudo salir a dar la cara ante los jefes de Estado en esta cumbre UE-Celac y defender lo indefendible. ¿Qué han hecho? Grabar audios, hacer montajes de una conversación que nunca existió, tratar de descalificar en lo moral a un locutor como Luis Chataing, que goza de una gran credibilidad en Venezuela, al que yo respeto mucho y a su familia.

ET: ¿En qué condiciones se encuentra su esposo tras la huelga de hambre?

PC: Ayer (jueves) lo vi muy conmovido, acelerado. Creo que es normal después de tantos días sin comer; estaba contento de ver a su mamá y a su papá, pero también muy preocupado por que se supieran las razones de por qué levantó la protesta. Le llevé un consomé y le expliqué lo que me han dicho los expertos sobre cómo debe alimentarse para salir del ayuno.

Categoría: Venezuela | Claves: Patricia de Ceballos