Reinan las grasas y refrescos en la lonchera ante la crisis

En promedio, un estudiante puede gastar en un desayuno hasta 500 bolívares.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Los alimentos fritos, son los que más se observan en las meriendas escolares y con poca presencia de frutas y alimentos menos calóricos, publicó Panorama.

Tequeños, pastelitos de carnes y bebidas gaseosas son los “alimentos” que acompañan a los niños a los colegios, son meriendas con bajos nutrientes y altos en grasas poco sanas para niños que pueden durar todo el día fuera de sus casas.

El diario Panaroma, publicó un reportaje donde visitaron algunos colegios públicos y privados para presenciar tanto los alimentos que llevan los alumnos y los que venden en las cantinas, a los que profesores catalogan de escasos en nutrientes.

Bebidas gaseosas, golosinas, y algunas frituras fueron prohibidas para los colegios básicos en la Gaceta Oficial 40.739.

A CONTINUACIÓN LA NOTA COMPLETA:

Un tequeño frito, un pastelito de carne y un refresco lleva en su lonchera escolar David Guzmán, de 7 años. Este es su desayuno de hoy, pero que repite por lo menos tres días, de los cinco que acude a la escuela. Los dos días restantes su madre opta por incluir en su ingesta matutina arepa, a veces sin queso, y una malta.

La calidad de los alimentos que lleva David, exceptuando solo un poco la arepa, es muy baja en nutrientes y muy alta en grasas y carbohidratos. Este menú se replica en la mayoría de las loncheras de los escolares zulianos.

“Hay muchos niños que llevan en las loncheras solamente una arepa con mantequilla, acompañada con nada. Sin jugo, sin un alimento, solo el agua del termo. Es dura la situación también para el padre. Lo único dentro de lo no tan malo es que es asada y no frita. Y esto no es una minoría”, precisó Mariela Briceño, directora de la escuela Juan Antonio Ramón Valecillos.

El director del colegio Jorge Washington, Rolendio Soto, precisó que muchos estudiantes traen sus alimentos al plantel. “Es más la cantidad de estudiantes que trae sus alimentos que los que compran en la cantina, pues a los muchachos les resulta poco atractivo el menú que aquí ofrecemos. No vendemos frituras, ni refrescos”.

A pesar del ideal expuesto por Soto, y que se cumple en la cantina del colegio, en la mayoría de los cafetines escolares tanto de públicos como privados, expenden cualquier cantidad de alimentos fuera de lo recomendado por el Instituto Nacional de Nutrición (INN), que son desayunos altos en nutrientes y bajo en grasas saturadas.

La directora del colegio Santa Ángela, Zulay García, explicó que cada vez son menos los estudiantes que compran en las cantinas. “La situación económica del país está golpeando tan fuertemente el bolsillo de los padres y representantes que estos están optando por enviarles el desayuno y la merienda a los muchachos. Incluso, hemos observado que esto ha aumentado en diversificada, que antes no ocurría. Porque en la básica sí es habitual”.

Explicó el director de “Jorge Washington” que el problema que se presenta actualmente con las cantinas es el abastecimiento. “Han tenido que reducir la gama de productos que le ofrecen al alumno, porque no se consigue la materia prima”, detalló.

En promedio, un estudiante puede gastar en un desayuno hasta 500 bolívares, es decir, que a la semana son Bs.2.500; al mes, 10.000 bolívares.
Jorge Bracho, director de “Nuestra Señora de Guadalupe”, explicó que la lonchera escolar se observa en primaria, pero ahora también en secundaria.

Sobre las supervisiones indicó que las cantinas son inspeccionadas por los Municipios Escolares, y aunque lo ideal es que se haga de manera recurrente, se está haciendo solo una vez al año. El objetivo es velar por la calidad de los alimentos que expenden, que deben estar normados. Sin embargo, venden frituras, refrescos y golosinas.

En septiembre del año pasado, la Gaceta Oficial 40.739, estableció las Normas sobre las Cantinas Escolares en el Subsistema de Educación Básica. En ella se prohibía la venta de productos como bebidas gaseosas, las golosinas, chupetas, chocolates y caramelos, así como chucherías altas en químicos y colorantes. Prohibía el uso excesivo de aceites vegetales y la reutilización del aceite sobrante. Debían vender productos siguiendo las recomendaciones del INN, sin embargo, fueron eliminadas estas normativas.

Actualmente, el INN distribuyó en los planteles el programa Nutriendo Conciencias en las Escuelas para el Buen Vivir, donde se hace una explicación del “deber ser” de la alimentación para el niño en edad escolar.

Pero hay que recalcar que no hay un seguimiento consecuente de qué se está vendiendo, de qué están comiendo los niños. Exceptuando aquellos colegios que reciben el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y el Programa de Alimentación Escolar del Zulia (Páez) en sus planteles.

La autoridad única en materia educativa en la entidad, María de Queipo, dijo que en el Zulia existe toda una política oficial de alimentación a través del PAE y Páez, y que entre ambos se cubre el 80% de los colegios.

Precisó que desde las escuelas están promoviendo espacios para brindar herramientas a los padres para que los alimentos que proporcionen a los pequeños sean los adecuados de acuerdo con su edad y consumo energético.

“Se está direccionando toda una orientación a que la alimentación del niño sea la más equilibrada posible. La familia juega un papel muy importante en este aspecto. A veces no es tanto la parte económica, sino la orientación que le dan a la construcción del alimento”, señaló Queipo.