Lo que dice Muchacho sobre Pérez Abad, Del Pino y Lorenzo Mendoza

"No hay forma de superar esta terrible crisis humanitaria si no cambiamos el modelo fracasado por uno de libertades que respete la propiedad privada", dijo.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, señaló que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, “debería aprovechar la irreductible voluntad” del empresario Lorenzo Mendoza “a dialogar y a proponer soluciones”, pese a “tantos atropellos”.

Asimismo, indicó a través de su cuenta en la red social Facebook que debería “invitarlo rápidamente a Miraflores, antes de que salga Diosdado (Cabello) y les recuerde a ambos, y a todos nosotros, que ‘aquí no habrá diálogo, y menos con la oligarquía apátrida bla bla’ y que el Plan de la Patria establece claramente que los empresarios son enemigos irreconciliables”.

Lea también: Detenidos 20 venezolanos que intentaban ingresar ilegalmente a Curazao

Sostuvo que al exministro Miguel Pérez Abad “se lo rasparon” y al titular de la cartera de Petróleo, Eulogio Del Pino “lo humillaron” por “haber sugerido que se puede pactar con el sector privado”.

“No hay forma de superar esta terrible crisis humanitaria si no cambiamos el modelo fracasado por uno de libertades que respete la propiedad privada, la iniciativa privada y al capital privado”, agregó al tiempo que destacó la necesidad de desatar “las fuerzas productivas del empresariado venezolano y extranjero”.

“NUESTROS PROPIOS BALSEROS”

Muchacho se refirió a los 20 venezolanos detenidos en Curazao cuando intentaban ingresar ilegalmente a esa nación caribeña, al decir que por años Venezuela había tenido “balseros del aire” pero “la crisis tocó fondo y aparecieron los balseros de verdad”.

“Jamás nos imaginamos que sería tan pronto”, destacó al tiempo que comentó que esas personas están dispuestas “a correr el riesgo de naufragar o de ser devorados por tiburones para escapar”.

Manifestó que “vergüenza y dolor dan las imágenes de la guardia costera apuntando a los pobres balseros venezolanos con brazos levantados en señal de ‘no disparen’. Pero esas imágenes tienen que dar la vuelta al mundo a ver si quienes niegan la tragedia humanitaria venezolana abren los ojos y el alma”.