Lo que dijo Luis Chataing sobre el diálogo en Venezuela

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El humorista venezolano Luis Chataing, publicó su acostumbrada columna Así Lo Veo, donde se refirió a la crisis política venezolana y a las posibilidades de diálogo entre el primer ejecutivo Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup.

A continuación texto íntegro:

NICOLÁS Y HENRY

Por: Luis Chataing

Saludos apreciados lectores. Se me encalambran los dedos con solo teclear la idea del imaginario anuncio protocolar de la cadena de radio y televisión que diera al país la oportunidad de escuchar el intercambio de opiniones entre Nicolás Maduro y Henry Ramos Allup, sería como la revancha de la Vinotinto frente Argentina.

La semana pasada Nicolás invitó al presidente de la Asamblea Nacional a conversar, nunca dijo que sería en forma pública, se cuidó de no hacerlo, no le conviene, solo pretende mostrarse ante el mundo como un demócrata, un hombre de paz, cuando es un autócrata, el corresponsable del deterioro continuado que ha disminuido a Venezuela a condiciones terribles y peligrosas. Maduro únicamente busca evitar el revocatorio, lo tiene irremediablemente perdido, le tiene pavor, quería ser presidente por siempre, no será así.

Las condiciones para un encuentro televisado entre Nicolás y Henry deben ser muy precisas:

Ramos Allup deberá pasar semana y media sin dormir antes de acudir al Palacio de Miraflores. Antes de iniciar el encuentro deberá subir a una taza giratoria durante 10 minutos.

Nicolás podrá consultar con Fidel, Kim Jon-Un, y el Dr. Malito, cada interrogante que le sea formulada.
La cantidad de intervenciones será directamente proporcional a la cantidad de kilos que pese el orador.
La opinión pública evaluará el desempeño de ambos oradores con una prueba final que consistirá en estacionar un autobús Youtong entre un Chevette y dos motos.

Si yo fuera Ramos Allup le habría tomado la palabra a Maduro inmediatamente, me habría montado en el carro rumbo al Despacho Presidencial, le habría dicho “convoca a cadena, vamos a darle” así, sin anestesia, son demasiadas verdades enfrentando igual número de mentiras, estos sujetos merecen que al menos alguien les cante las cosas como son, de frente, sin prisa pero sin pausa, que el país se ponga de pie para celebrar la firmeza, el coraje que bien nos representa, Ramos Allup sabría hacer eso.

La semana pasada leí una de tantas tristes declaraciones de Diosdado Cabello, otra vez amenaza con tomar fusiles para enfrentar a hermanos venezolanos, solo ellos hacen tal cosa, recuerdan el discurso público de algún líder opositor que haya amenazado con tomar las armas para enfrentar a sus coterráneos? Dónde está la violencia? Quiénes son los desesperados? Quiénes son los que al final tendrán que rendir cuentas por la deformación social que han propagado?

El paso por los temas propuestos por Maduro en la hipotética conversa con Ramos Allup necesariamente han de señalar al gobierno de dos temporadas (Chávez-Maduro) como responsable de los desaciertos, los delitos, de la corrupción asquerosa, que nos han traído hasta este punto en el que NO QUEREMOS OTRA COSA que nos sea revocarlos, a todos, a cada uno de ellos, queremos un NUEVO GOBIERNO.

Nicolás no le aguanta un round a una maestra de colegio, no le aguanta un round a un padre de familia, no le aguanta un round a un joven emprendedor, a un empresario honesto, no le aguanta un round a nadie que genuinamente ame a su país, porque la terquedad no se lo permite, porque el compromiso con intereses de todo tipo no se lo permite, y finalmente, porque la propia supervivencia de esa pseudo-iglesia chavista se lo impide.

Cambiando el tema. La semana pasada falleció Susana Duijm, tuve la fortuna de conocerla, siempre fue dulce y amable conmigo, sin duda una dama, una referencia icónica en nuestro país, por su belleza, por el importante espacio que ocupó en los medios de comunicación. Un fuerte abrazo a sus familiares y amigos.

Es todo por hoy, así está el mundo, así está Venezuela, o al menos así lo veo.