Lo que esconde el exilio: Vecchio padeció cáncer de piel

"¿Cómo podré luchar por mi país si estoy enfermo?"

Lo que esconde el exilio: Vecchio padeció cáncer de pielEl cáncer de piel que padeció Vecchio fue benigno y detectado a tiempo. Crédito: Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Juzgamos a los políticos que se van, a esos exiliados que acusamos de olvidar, de abandonar, de buscar el camino fácil, sin saber que la peor condena es esa, el destierro, la lejanía. A veces se juzga sin saber qué pasa cuando se apagan los micrófonos y se “cruza el charco”.

Carlos Vecchio sigue siendo ejemplo de ello, él no solo tuvo que vivir clandestino por más de tres meses sintiéndose perseguido del Gobierno venezolano, sino que, ahondando más hacia su vida personal, se perdió cinco meses del embarazo de su esposa, siempre con el temor de que perdiera a su bebé.

En la entrevista exclusiva ofrecida a Sumarium, Vecchio se presentó con algo bien particular: una sutura de seis puntos en su rostro, bastante cerca de su ojo izquierdo. ¿Qué le ocurrió? Algo fácil de contar desde este lado, pero difícil de llevar para su posición, Vecchio padeció en su exilio cáncer de piel.

Empezó con una simple y pequeña mancha, la cual fue agrandándose hasta el punto de preocupar al dirigente político. “Fui al médico y me hizo los exámenes, era cáncer de piel. Gracias a Dios fue detectado a tiempo y pudo cortar ese pedazo que me dejó seis puntos de sutura. Como era benigno, con el primer corte bastó para quitarlo, pues no llegó a la dermis”.

Al conocer su afección, que pese a ser leve no deja de ser preocupante, Vecchio decidió lo mejor para él y su familia, preservar su salud. “Sin salud no tenemos nada, ¿cómo podré luchar por mi país si estoy enfermo? Es absurdo, lo mejor es tomarse las cosas con calma, porque estoy seguro que de la crisis (en Venezuela) saldremos pronto”.

Dicen que todo exilio es un libro que se abre por primera vez, y Vecchio cuenta su historia, siempre con la mirada brillante, de esas que dicen que la esperanza es lo último que se pierde, y que pase lo que pase, la pelea es peleando, batallando contra gobiernos, crisis y cáncer.