Los acuerdos que EE UU “no cumplió” sobre Carlos Lehder

Los expertos ven bastante improbable que a Lehder le puedan reajustar su condena. Su hija, Mónica, ha salido en estos días a los medios a exigirle al Gobierno que interceda por él.

Los acuerdos que EE UU “no cumplió” sobre Carlos LehderSemana conoció en exclusiva el expediente del extraditado capo, lo que los estadounidenses le prometieron y la respuesta del gobierno colombiano a su carta. Crédito: Semana
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La leyenda de uno de los fundadores del cartel de Medellín, Carlos Lehder, revivió cuando se hizo pública una carta que este le envió al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

La revista Semana conoció en exclusiva la respuesta del gobierno colombiano a Lehder. En un documento, la jefe de la oficina de asuntos exteriores del Ministerio de Justicia señala que el cumplimiento del acuerdo que suscribió con Estados Unidos (donde está encarcelado) es completamente ajeno a la jurisdicción del país.

EL PROCESO

El documento del Ministerio de Justicia hace una detallada explicación del proceso del capo. La historia judicial es la siguiente:

A principios de la década de los 80, cuando el narcotráfico ya se estaba convirtiendo en una gran amenaza para el Estado, una Corte Distrital de Florida emitió un indictment (acusación) contra Lehder.

Ese recurso judicial, firmado en 18 de septiembre de 1981, tenía como fin procesar al capo en Estados Unidos por el envío de droga a ese país. Por cuenta de esto, el gobierno estadounidense solicitó su extradición, la cual fue concedida por su par colombiano mediante la resolución ejecutiva N° 79 del 8 de mayo de 1984.

En ese momento, Lehder era uno de los principales socios de Pablo Escobar y dar con su paradero para cumplir con la orden de extradición era casi imposible. Sin embargo, según cuentan los libros que han reconstruido la vida del ‘Patrón’, un incidente en una fiesta cambió esa realidad y este decidió entregarlo a las autoridades de Estados Unidos.

Sin embargo, su situación cambió cuando Estados Unidos decidió declararle la guerra al exdictador de Panamá, Manuel Antonio Noriega. Los vínculos del gobernante con el cartel de Medellín habían sido puestos en evidencia por la prensa norteamericana, especialmente por The New York Times.

Las investigaciones daban cuenta de que Noriega daba refugio a los capos colombianos en su país, autorizaba el transporte de la droga por sus aeropuertos y traficaba armas.

En una entrevista con Semana en 1991, Lehder afirmó que decidió cantar porque “Noriega traicionó a muchos colombianos. Los entregó a una potencia extranjera sólo para quedarse él mismo con sus propiedades, cocaína y dinero”.

JUSTICIA “GRINGA”

La colaboración que Lehder prestó al gobierno estadounidense para el juicio de Noriega no está en duda. De hecho, en una carta que consta en el expediente el fiscal líder de ese proceso, Michael P. Sullivan, reconoce que “Lehder fue uno de los más significativos e importantes testigos que el gobierno utilizó en el juicio (contra Noriega).

No obstante, en las últimas semanas se ha discutido hasta qué punto la justicia “gringa” lo engañó. Por cuenta de su participación en el juicio de Noriega, Carlos Lehder suscribió un Acuerdo de Cooperación con la Fiscalía del Distrito Sur de Estados Unidos el 28 de agosto de 1991. En el papel este organismo se comprometía a la reducción de su sentencia en los términos del tratado de extradición y a vincular a sus familiares a un programa de protección de testigos.

Dichos argumentos fueron explicados por el ministro de Justicia, Yesid Reyes, en diferentes entrevistas radiales. El alto funcionario aclaró que a la fecha la única prohibición existente en la materia es que a los colombianos extraditados no les pueden imponer ni pena de muerte ni prisión perpetua.

Pero hay una segunda interpretación que favorecería a Lehder. Como reconoce el fiscal Sullivan, uno de los compromisos que adquirieron con él (aunque este no quedó firmado en el acuerdo) fue no darle una pena superior a la de Noriega. Eso no pasó. En abril de 1992, el exdictador fue condenado a 40 años de prisión, y posteriormente obtuvo una rebaja de 10 años. Mientras el capo colombiano sigue preso, el exgobernante fue dejado en libertad por la justicia estadounidense en el 2009.

Los expertos ven bastante improbable que a Lehder le puedan reajustar su condena. Su hija, Mónica, ha salido en estos días a los medios a exigirle al Gobierno que interceda por él. En una reciente entrevista dijo: “Estoy cumpliendo 12 años sin ver a mi padre, sin entrar a Estados Unidos y nadie quiere escuchar estas plegarias. Va a cumplir 70 años y lo único que quiere es volver y venir a morir a su patria”.

Categoría: América Latina | Claves: Colombia