“Los Cachorros” mantiene azotada a Sabana Grande y Chacaíto

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La policía sabe que una banda de niños y adolescentes en situación de calle ataca con frecuencia a los transeúntes del bulevar de Sabana Grande en horas de la madrugada.

Son conocidos como “Los Cachorros”, quienes el pasado domingo en horas de la madrugada esos jovencitos asesinaron a dos funcionarios del Ejército que salieron de una tasca y fueron sometidos y atacados a puñaladas.

Pero cuatro días antes de que atacaran con cuchillos al sargento primero del Ejército, Johan Borrero, y al sargento segundo, Andrés José Ortiz, estos integrantes agredieron a un mesonero del restaurante La Tinaja de Sabana Grande.

Según lo publicado por El Nacional, el trabajador estaba recibiendo los pedidos cuando se le acercó un grupo de cuatro muchachos. Vestían shorts, tenían las franelas sucias y los zapatos rotos. Todos los días se acercaban para pedir algo de comida, pero ese día no había. “Tenía la carta del menú y les hice señas para que se marcharan porque estaba ocupado. Apenas les dije eso y uno de los pequeños, que no llegaba a los 12 años, enfurecido, sacó un punzón e intentó clavármelo en el abdomen”, comentó.

“CONSUMEN ALCOHOL Y DROGA”

Un vecino de la zona contó que esta banda opera en Plaza Venezuela, Sabana Grande y Chacaíto. Indica que ninguno puede invadir el territorio del otro y al que se atreva le dan una paliza.

Una de las integrantes de la banda Los Cachorros, cuenta la residente, es una joven de 15 años. Junto a otros muchachos de su edad, consume alcohol y droga sintética, afirman. Viven en la calle y cuando duermen lo hacen sobre el techo de un kiosco de la calle El Colegio del bulevar. Colocan cartones como sábanas y para resguardarse del frío. Otro grupo de niños y adolescentes vive en los edificios de la Misión Vivienda de la calle El Colegio y la avenida Solano.

Otro residente de la calle Villafor indica que en ese sitio hay cerca de cinco tascas. En las noches esperan a que los clientes ebrios salgan para interceptarlos. “De mi apartamento vi como a un grupo de personas que salía de una discoteca lo interceptaron cinco muchachos. Parecía una jauría de lobos hambrientos, les hicieron una rueda de pescado a los hombres que salieron borrachos del bar y los despojaron de las billeteras y los celulares. Nadie los auxilió porque después de las 10:00 pm las calles del bulevar están desprovistas de funcionarios policiales. Ellos trabajan en horario de oficina”, señaló.

ENTRE 25 Y 30 DENUNCIAS

Diariamente reciben entre 25 y 30 denuncias de menores de edad incursos en microtráfico y robo en el bulevar, asegura una fuente policial. En la semana se hacen cerca de 10 detenciones de adolescentes que son llevados a retenes, pero a los pocos días salen a cometer infracciones nuevamente.




Categoría: Venezuela