Los que cayeron “víctimas” de la “libertad”

Todos terminaron sus días como víctimas de su propia creación: la violencia.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – Días, semanas, meses y hasta años de libertad les costó la muerte. Las cárceles venezolanas son consideradas como algunas de las más peligrosas de la región, pero lo cierto es que en las calles, ni los delincuentes se salvan de su propia violencia.

El Picure, el Conejo, el Topo, el Lucifer… son solo algunos de los que han encontrado el fin fuera de las cárceles donde tenían su reino, infundían terror y manipulaban la industria del crimen.

A continuación algunos de los evadidos de la justicia que, tras dejar una estela de horror, terminaron sus días como víctimas de su propia creación.

sumarium

José AntonioTovar Colina, alias “El Picure”

Era el jefe de la banda “El Picure”.
Fue considerado el antisocial más buscado del país por presuntamente haber encabezado una de las redes delictivas más grandes de Venezuela, que consistía es decenas de grupos criminales en todo el territorio que fungían como apéndices de la banda “El Picure”. Todos dedicados al robo, secuestro, extorsión, homicidio, sicariato y tráfico de drogas, reseña El Nacional.
La organización comenzó como una pequeña banda de ladrones de vehículos, pero la carrera delictiva de Colina había comenzado dos años antes, cuando apenas era un adolescente, en 2006. Fue abatido en mayo de este año durante un enfrentamiento con funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas y de la Guardia Nacional Bolivariana en el estado Guárico. Las imágenes de “El Picure” fallecido fueron virales en las redes sociales, una de ellas, una selfie de un funcionario militar con el cadáver del delincuente.
A los de la banda “El Picure” los buscan intensamente por mantener azotados a vecinos de Guárico y Aragua.

sumarium

Teófilo Alfredo Rodríguez Cazorla, alias “El Conejo”

Rodríguez Cazorla nació en 1971 en la misma isla donde estuvo preso luego, en el sector de Porlamar. Allí vivió toda su infancia junto a su madre, quien, de acuerdo al portal de noticias Efecto Cocuyo, trabajaba como mensajera. Se inició en el mundo del comercio de la misma manera: llevando mensaje entre los tenderos de Margarita cuando era adolescente. Fue en ese contacto entre comerciantes que comenzó a realizar sus primeros trabajos para el narcotráfico. En 2003 comenzó a labrar su leyenda cuando ingresó al penal de San Antonio. Acusado de de tráfico de drogas, porte ilícito de arma de fuego y desvalijamiento de vehículos. En 2010, cuando ya habían pasado siete años de su captura, lo condenaron por narcotráfico y otros delitos menores. En enero de 2014 logró su libertad después de cumplir con su condena. La madrugada del 24 de enero, no pudo escapar de una emboscada cuando salía de un bar en el mismo sector donde había nacido: Porlamar.

sumarium

Oswaldo Oropeza, alias “El Lucifer”

Fue abatido en mayo tras un enfrentamiento con las autoridades. El antisocial tenía un amplio prontuario por delitos de homicidio, extorsión, secuestro, distribución de drogas, tráfico de armas, entre otros. Presuntamente ordenaba toques de queda en El Cementerio y zonas aledañas. “Lucifer”, a quien señalaban de haber estado asociado con el fallecido “Picure”, se dio a conocer por las recompensas que pagaba cuando funcionarios de seguridad eran asesinados. De acuerdo con El Nacional, fuentes policiales indicaron que este líder negativo pagaba 300 dólares por policía municipal, nacional o Cicpc asesinado, 400 dólares por GNB y 500 por cada funcionario del Sebin.

sumarium

Jonathan Moisés Ortega Rosales, alias “El Convive”

El expran del retén de El Marite, quien se fugó de esa cárcel en abril de este año, encontró su fin el pasado miércoles. Con él se encontraba su pareja, el escolta del delincuente, y el conductor y dueño del carro, Ciro Adolfo Meleán Sánchez. Según el diario La Verdad del Zulia, “El Convive” había llegado a ese estado hace una semana, pues desde su fuga estaba residenciado en Trujillo, desde donde coordinaba su banda y continuaba delinquiendo. Se desconoce quiénes fueron sus verdugos.

sumarium

Jamilton Andrés Suárez Ulloa, alias “El Topo”

Cayó abatido por efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) durante el mes de mayo. Suárez Uloa se habría dirigido al sector Nuevo Callao para desenterrar fusiles que tenía escondidos: un fusil M16, un AK-47, 2 fusiles de alcance ligero (FAL), dos pistolas, una granada y drogas, según informó el Ministro para el Interior, Gustavo González López. “El Topo” fue uno de los delincuentes más célebres por haber ordenado el asesinato de 17 mineros en Tumeremo, estado Bolívar.

sumarium

Juvenal Antonio Bravo Sánchez, alías “El Juvenal”

Fue ultimado en un enfrentamiento con la comisión de la Brigada de Acciones Especiales del Cicpc el 17 de febrero. Era uno de los delincuentes incluidos en la lista de los 40 más buscado del Cicpc, y líder de una de las bandas más peligrosas del país, reseñó Runru.es. Según el diario, la megabanda liderada por Bravo Sánchez, alias “Juvenal” era el segundo grupo delictivo más numeroso en Venezuela, luego de la encabezada por su adversario Antonio Tovar Colina.

  • RELACIONADOS:

Los rostros más buscados de la delincuencia en Venezuela

El peligroso coqueteo entre las bellas y el delito