Los independentistas y el DNI catalán que vale 7,50 euros

En total, más de 130 empresas han nacido en Catalunya, desde 2011, para suministrar todo tipo de merchandising vinculado al procés, con nombres tan diversos y elocuentes como Catalunya freedom, La Nostra Identitat, Vindependent o Art de la Terra.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Josep Farré, de 50 años, enseña el DNI de la república de Cataluña que ha inventado. Lo fabrica en su imprenta del Vallés. Crédito: Jordi Soteras / El Mundo

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- “A tu padre no le hagas ni caso”, le aconsejaba mamá a Josep, catalana de raíz y esposa de un catalán al que de vez en cuando se le escapaba que “con Franco estábamos mejor”.

Aquel niño, crecido al amparo materno entre esteladas, sardanas y castellers, ha cumplido los 50 y su nombre, hoy, anda en boca de todos. Él, Josep Farré Garriga, es el padre del “DNI de la República de Catalunya”. Es lo último en el boyante mercado pro independencia cara a la Diada (11 de septiembre) y a las elecciones autonómicas del 27-S.

En una entrevista concedida a El Mundo, Josep aclara algunas dudas:

¿ESTÁ HACIENDO SU AGOSTO?

Estoy sorprendido, es la verdad. Acabamos de empezar y ya hemos despachado 741 DNI. Estamos a tope.

LA PELA ES LA PELA

Y Cataluña es Cataluña. Aquí lo pide gente negra, marroquí, y otros muchos con apellidos castellanos, hay de todo… Ni independent ni separatista. “De separatista, nada, no suena bien”, salta Josep. Así que él mismo se define: “Soy más catalán, menos español y más europeo”. Y pronostica: “Si ahora no ganamos me sabrá mal pero es cuestión de tiempo, ya hemos andado mucho camino”.

¿CÓMO NACIÓ SU IDEA?

Aquí se habla mucho de independencia pero nadie ha dicho cómo sería. Y se me ocurrió lo de la república.

Fue el germen de su controvertido DNI, por el que Josep no para de recibir amenazas estos días. Para solicitarlo basta con enviar una fotografía a www.racoindependista.cat y los datos personales, nombre y apellidos, fecha de nacimiento y dirección. Precio: 7,50 euros.

LA CARTA MAGNA

El carné (sin validez legal) se acompaña de un librito de la Constitución catalana y un juego de ocho adhesivos (“Juntos podemos”, dice en una pegatina con un castellers y la bandera, otra lleva una barretina, otra el burro catalán…).

El stock de artilugios a favor de la secesión es infinito. Oler a independencia cuesta, por ejemplo, 11,90 euros, lo que vale un frasco de El Canigó, nombre de una montaña mítica del Rosellón, reclamo patriótico de una nueva fragancia que se publicita para “gente con un pensamiento independiente, transgresor y moderno”.

A menos de un mes de unas elecciones cuyo resultado es el más incierto desde la llegada de democracia -el independentismo se desinfla tres meses antes del 27-S, según el Centro de Estudios de Opinión de Cataluña-, los dueños del merchandising airean todo tipo de productos independent: sujetadores, tangas, perfumes, un juego similar al de la oca (Camino a la independencia), papel higiénico… Algunos negocios, como Catalunya Freedom, ofrecen los productos más caros a los separatistas más selectos. Hasta 64,90 euros por un polo y 75 por una sudadera.

En total, más de 130 empresas han nacido en Catalunya, desde 2011, para suministrar todo tipo de merchandising vinculado al procés, con nombres tan diversos y elocuentes como Catalunya freedom, La Nostra Identitat, Vindependent o Art de la Terra. Casi la mitad, sin embargo, han cerrado tras el pinchazo de burbuja nacionalista promovida por Artur Mas. Es el caso de l’Ase Martí, una empresa familiar de Deltebre, que duró poco más allá de un año, pese a su intento de comercializar productos con una renovada imagen del burro catalán como principal reclamo.

DESCUENTOS

Su DNI lleva regalo. En el pack, además de la Constitución Republicana catalana, van ocho pegatinas con los colores de la estelada y un guiño al bolsillo: quienes adquieran el documento de identidad podrían obtener descuentos en peluquerías, restaurantes o comercios afines al soberanismo. “Aún no puedo dar nombres, en su mayoría los establecimientos prefieren ser neutrales”, tercia prudente Josep, agobiado por la enorme cantidad de llamadas que asegura recibir, algunas de periodistas extranjeros, que van llegando a Anman Gràfiques del Vallès, su empresa, 17 empleados, abierta desde marzo de 2000.

Categoría: Mundo | Claves: Cataluña