Los obstáculos para el RR son una “absoluta estafa” del CNE

Aclaró que ellos hicieron todo lo correcto el miércoles durante la marcha.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Venevisión

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El diputado a la Asamblea Nacional y Presidente de la Comisión del Poder Popular y Medios de Comunicación, Tomás Guanipa dijo durante una entrevista en Venevisión que los obstáculos para el Referendo Revocatorio son una “absoluta estafa” del CNE.

Guanipa, dijo que no hay una sola razón para cambiar los reglamentos que el mismo Consejo Nacional Electoral (CNE), hizo en el 2007. Agregó que los retrasos y obstáculos son ilegales ya que frenan la única salida pacífica que tienen el país.

Según el parlamentario los personeros del Gobierno buscan desanimar a la gente que quiere el revocatorio con sus últimos comentarios y negaciones al enfrentamiento electoral.

Para el presidente de la Comisión de Medios de Comunicación si Maduro y su equipo no quieren el revocatorio están en un mal momento ya que “van a tener que contarse y recibir el escrutinio de un pueblo que no los quiere”.

GRUPOS DE INFILTRADOS

El dirigente de Primero Justicia aclaró que ellos hicieron todo lo correcto el miércoles durante la marcha por la avenida libertador. “Fueron grupos de infiltrados que generaron algunos focos cuando estábamos esperando a los funcionarios del CNE”.

Guanipa indicó que esos infiltrados “ahora van a decir que pertenecen a un partido de la oposición”. Nuestra marcha fue “en paz y pacífica”, acotó que todas los infiltrados del gobierno serán denunciados.
En referencia a los actos violentos con una funcionaria de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), enfatizó que repudian esos hechos desde la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y que ayer ellos trataron de forma amable con los elementos policiales.

Según Guanipa el presidente Maduro es una pena por su manera en la que utiliza las herramientas que ofrece una cadena nacional de radio y televisión, para descalificar y amedrentar tanto a la oposición venezolana como a figuras de importancia política en varios países de la región y Europa.