Los otros oficios con los que subsisten los maestros en Venezuela

El venezolanismo "matar tigre" se está convirtiendo en la norma en lugar de la excepción.

Los otros oficios con los que subsisten los maestros en VenezuelaLos docentes venezolanos deben recurrir a algún ingreso extra para cubrir sus gastos. Crédito: La Razón
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – A raíz de la muy difícil situación económica que atraviesa Venezuela, en la que la firma Datanálisis calculó la inflación anualizada entre febrero de 2014 y febrero de 2015 en 123,9%, muchos docentes se han volcado a realizar actividades extracurriculares para obtener un ingreso extra y poder subsistir.

Antes del aumento salarial de 50% para la escala correspondiente a los docentes adscritos al Ministerio de Educación, decretado hace dos días por el presidente Nicolás Maduro Moros, un alto porcentaje de los educadores cobraba menos del salario mínimo vigente y el resto no estaba -ni está- muy por encima.

El salario mínimo venezolano es desde el 1ero de mayo de 6.746,98 bolívares (Bs), lo que se traduce a la tasa del Sistema Marginal de Divisas (Simadi) en 1,12 dólares estadounidenses (USD) diarios y representa a la tasa del mercado negro 57 centavos de USD diarios.

Cabe destacar que las estimaciones de pobreza extrema están situadas en ingresos menores a USD 1,25 al día, según el estándar internacional desarrollado por el Banco Mundial.

Ante estas circunstancias, el venezolanismo “matar tigre”, que se refiere a ejercer una actividad laboral informal, no fija y para recibir un ingreso extra, se está convirtiendo para los docentes en la norma en lugar de la excepción. A continuación, algunos ejemplos publicados por La Razón:

MANICURISTA

Ginger Gomes es profesora de Educación Artística en primaria, tiene 10 años de experiencia, ganaba Bs 5.500 mensuales antes del decreto de aumento salarial y su otro oficio para subsistir es manicurista. Su sensibilidad personal por el arte la hizo estudiar Educación. Tiene una jornada de 33 horas semanales y atiende aproximadamente a 35 niños por aula, es decir que todos los días trabaja con un mínimo de 90 a 115 niños, entre 6 y 12 años de edad.

Su jornada comienza antes de las 7:00 de la mañana en la escuela. En las tardes se dedica a hacer manicure, oficio que también la ocupa el sábado y algunos domingos cuando le solicitan servicio de uñas a domicilio.

Además, organiza su tiempo para hacer manualidades por encargo como bisutería y decoraciones para fiestas. “Me vivo durmiendo en los carritos (por puesto) pero tengo que mantener una casa”, dice.

HELADERO

Gregorio Suárez tiene 53 años de edad y 30 de ellos los ha pasado en un aula. Ha dado clase en casi todas las instituciones privadas y públicas de Mérida, la ciudad donde vive y en la que ha formado a varias generaciones de estudiantes. Su sueldo base era de Bs 7.100 antes del decreto de aumento.

Mantiene un hogar de cuatro personas y, mes tras mes, sus ingresos quincenales desaparecen ante sus ojos a los pocos minutos de recibirlos. “Tengo que pagar un crédito al banco y también pago alquiler. Ahí se me va el salario”.

Así que como buen profesor de matemáticas tuvo que reformular su ecuación del presupuesto familiar: Suárez y su esposa aprendieron a hacer helados artesanales para comercializarlos. Los fabrica y empaqueta en su casa, junto a su esposa, y se han convertido en su principal fuente de ingresos.

REPARADOR DE EQUIPOS ELECTRÓNICOS

Rainier Mendoza es un profesor de secundaria especialista en dibujo técnico. Tiene 9 años de experiencia y ganaba Bs 5.100 mensuales antes del aumento. Comienza el año escolar preguntando a sus alumnos de bachillerato cómo está la situación económica en sus hogares para saber qué materiales les puede pedir. Su consideración se fundamenta en la realidad de sus propios ingresos.

“El sueldo está desfasado igual que los beneficios. Por ejemplo, la cobertura del seguro es de Bs 50.000 y Bs 40.000. para el beneficiario; el otro problema es que en todas las clínicas tenemos problemas para que nos reciban porque el Ministerio no está al día. Uno vive rogando para no enfermarse”.

Luego de terminar su horario en el liceo, Mendoza se dedica a reparar computadoras y teléfonos móviles. Trabaja durante las tardes de la semana y el sábado.

MÚSICO EN AGRUPACIÓN NOCTURNA

Edward Valencia es profesor de secundaria especialista en Castellano y Literatura e idioma francés. Tiene 15 años de experiencia y ganaba Bs 7.260 de sueldo base antes del aumento. Se formó como docente paralelamente a sus estudios de música.

Valencia seguía en contacto con el entorno de la música, pero la docencia ocupaba el 70% de su tiempo, así que no lo consideraba una alternativa. Hasta hace dos años.

“Decidí tomarle la palabra a un amigo que tenía un grupo de música bailable. Trabajamos viernes, sábado y domingo en locales nocturnos. Imagínate lo que significa para alguien que tenía que dar clases a las 7:00 de la mañana”, expresa.