Los rechazados por visitar a los “presos políticos”

El gobierno de Venezuela, y el chavismo en general, ha reaccionado con extremo rechazo a quienes intentan visitar a los llamados presos políticos u opinan sobre la situación de Venezuela

Publicada por: el RonGonzalezc@gmail.com @RonCcs

Felipe González no pudo cumplir su cometido en el país, pero su visita fue ampliamente reseñada en los medios internacionales. Crédito: EFE / archivo

(Caracas, Venezuela) – La accidentada visita de un grupo de senadores brasileños a Venezuela en una misión de “solidaridad” con los llamados presos políticos venezolanos y en “defensa de las libertades y la democracia” se suma a la extensa lista de personalidades que han llegado al país para fijar posición acerca de la actual situación que atraviesa la nación caribeña.

Los brasileños, encabezados por el senador y excandidato presidencial, Aécio Neves, y por su compañero Ricardo Ferraco, llegaron a Venezuela el jueves en medio del rechazo del chavismo y ni siquiera pudieron salir del estado Vargas, puesto que una fuerte congestión vehicular, que la oposición achacó a maniobras del gobierno para evitar que se “constatara” la situación de los derechos humanos en el país, se los impidió.

Cierto o no, Neves está convencido de ello. Habló con el presidente del Senado brasileño, quien emitirá una “protesta formal” por las “agresiones” que sufrieron en Venezuela. Hasta Henrique Capriles opinó sobre el tema, calificando como una “vergüenza” la supuesta tranca de los accesos entre Caracas y el estado Vargas.

“Venezuela te quedó demasiado grande”, escribió en Twitter el gobernador de Miranda, haciendo mención al presidente Nicolás Maduro.

NO SON LOS PRIMEROS RECHAZADOS

Antes de Neves y Ferraco estuvo en el país el expresidente del gobierno del reino de España Felipe González, sobre quien cayeron insultos y repudios desde casi todos los sectores del chavismo. En los canales de TV del Estado rodaron y siguen rodando piezas en las que se acusa a González, a quien señalan con el mote de “señor X”, de estar detrás de asesinatos selectivos en España, así como del empobrecimiento de su país durante su mandato.

González llegó el pasado 7 de junio con la intención de reunirse con políticos presos -como gusta de llamarlos el chavismo- Leopoldo López, Daniel Ceballos y Antonio Ledezma, pero solo pudo ver al último después de un agotador estira y encoge con las autoridades. Tampoco pudo formar parte de la defensa de López y Ceballos, y se fue del país al día siguiente tras una jornada que para algunos pudo parecer poco productiva puertas adentro, pero que a nivel internacional puso el dedo en la llaga del espinoso tema de las libertades en Venezuela.

Curioso y hasta vergonzosa fue la reacción del chavismo tras la partida de González. Se activó la etiqueta #FelipeHuyóDerrotado en Twitter y después hubo escándalo por el aterrizaje de un avión de la fuerza aérea colombiana en la rampa 4 de Maiquetía. El mismo, que tenía todos los permisos de Venezuela, pues no aterrizó violando el espacio aéreo, sirvió para que González dejara el país.

LOS INFRUCTUOSOS INTENTOS DE PASTRANA Y QUIROGA

Pastrana y Quiroga no pudieron visitar a López ni a Ceballos. Créditos: Miguel Gutiérrez / EFE / archivo

Los expresidentes de Colombia y Bolivia, Andrés Pastrana y Jorge Quiroga, aterrizaron en Venezuela con la intención de visitar a Daniel Ceballos y Leopoldo López en un tour que los llevó de Guárico, donde estaba recluido el exalcalde de San Cristóbal, a Ramo Verde. No pudieron hablar con ninguno de los detenidos, pero aún así la visita de los exgobernantes no estuvo exenta de polémica.

Hasta el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, salió en repudio de ambos, miembros de un “club de vagos”, según dijo.

“No es un tema del club de vagos, es el club de la democracia. Venezuela todavía pertenece al club de la democracia de la región, por lo menos formalmente”, respondió cortante Quiroga a los dichos del Defensor. Eso sí, días después, los dos han pedido a Leopoldo López, que aún se mantiene en huelga de hambre hasta que sea cumplido su “petitorio”, levantar el ayuno.

LLAMADOS, PETICIONES, COMUNICADOS…

Otros personajes e instituciones, que no han podido o querido visitar Venezuela, han emitido su opinión sobre el país y se han solidarizado con los presos políticos. La lista se antoja larguísima, pero destacan el Secretario de Estado de EE UU (jefe de exteriores) John Kerry, el segundo de la administración Obama, “el camarada” Joe Biden, Bill Clinton, el faro de la izquierda latinoamericana José “Pepe” Mujica, la presidenta brasileña Dilma Rousseff, y hasta los Parlamentos de Europa, España, Cataluña, Canadá y Chile.

Todas estas iniciativas fueron repudiadas y criticadas de múltiples maneras por el chavismo. Biden tuvo la suerte de que fuera el propio Nicolás Maduro en persona quien le respondiera, cuando se encontraron el pasado primero de enero en la toma de posesión de Rousseff en Brasil.

Uno de los últimos, y de mayor prestigio por su lucha contra el oprobioso régimen de Apartheid que separó a negros y blancos en Sudáfrica, fue Desmond Tutu. El arzobispo anglicano pidió que “liberen a los presos de conciencia de Venezuela”, en un artículo de título homónimo.

A Desmond Tutu el gobierno venezolano todavía no le respondió.