Los Republicanos, en la búsqueda de su identidad ante la inmigración

¿Quién se parece más a la América real? A un lado, quienes agasajan a Trump o asumen sus argumentos. Al otro, quienes se distancian. Esta es la línea divisoria en la batalla por el futuro del Partido Republicano.

Los Republicanos, en la búsqueda de su identidad ante la inmigración“Trump plantea una elección al Partido Republicano sobre qué camino seguir: un camino hacia una coalición amplia, liberal en el sentido clásico, y coherente con la historia del partido, o hacia una coalición que se reduzca a los intereses estrechos de la política identitaria de los blancos”. Crédito: Brian Snyder / Reuters.
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Pese a los vaticinios, Donald Trump resiste en lo alto de los sondeos con un mensaje contrario a los inmigrantes y un desparpajo que descoloca a sus rivales del Partido Republicano y a los analistas.

Reseña El País que Trump, al promover la expulsión de los 11 millones de sin papeles y exigir a México que financie una muralla en la frontera, situó la inmigración en el centro de la campaña.

Las palabras de Trump “beben de una ira extendida que tiene el potencial para transformar al Partido Republicano en muchos sentidos”, escribe Ben Domenech, editor de la revista conservadora The Federalist. “A fin de cuentas”, señala, “Trump plantea una elección al Partido Republicano sobre qué camino seguir: un camino hacia una coalición amplia, liberal en el sentido clásico, y coherente con la historia del partido, o hacia una coalición que se reduzca a los intereses estrechos de la política identitaria de los blancos”.

“A menos que se hagan cambios, en el futuro próximo cada vez será más difícil para los republicanos ganar otra elección presidencial”. Un grupo de republicanos redactó este diagnóstico en 2013, tras la reelección del demócrata Obama ante el republicano Mitt Romney. El documento fijaba el rumbo de una partido desconectado de las nuevas mayorías, pero Trump complica estos esfuerzos.

El país cambia. El matrimonio gay ya es legal, y según las proyecciones, en 2040 los blancos de origen europeo dejarán de ser mayoría. La retórica de Trump espanta a las minorías.

CONTRASTE

Trump pasará, según Bush. “Hablemos en dos o tres meses”, dice a la prensa. “Yo he demostrado que soy un conservador. Él, no”. Crédito: Brian Snyder / Reuters.

De acuerdo con El País, las multitudes que acompañan a Trump contrastan con el aire familiar de los encuentros de Bush con votantes. Bush, exgobernador de Florida, es hermano del último presidente republicano e hijo del penúltimo. Ningún otro candidato encarna el establishment como él. Ninguno suena tan presidencial.

Bush habla de pobreza y marginación: intenta abrir al Partido Republicano a nuevos electores.

Trump pasará, según Bush. “Hablemos en dos o tres meses”, dice a la prensa. “Yo he demostrado que soy un conservador. Él, no”, dice en otro momento. Explica que Trump ha sido demócrata durante más años que republicano. Más argumentos: expulsar familias y gastar millones en muro en la frontera no es conservador, dice Bush.

Sin embargo, algunos candidatos constatan que la retórica de Trump funciona con las bases conservadoras, y confían en pescar entre sus seguidores el día que este se desinfle.

¿Quién se parece más a la América real? A un lado, quienes agasajan a Trump o asumen sus argumentos. Al otro, quienes se distancian. Esta es la línea divisoria en la batalla por el futuro del Partido Republicano.