Los tres “petitorios” electorales del Psuv al CNE

Ameliach subrayó la importancia de que los partidos firmen el acuerdo.

Publicada por: el RonGonzalezc@gmail.com @RonCcs

(Caracas, Venezuela. EFE).- El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) propuso hoy al órgano electoral (CNE) un acuerdo de tres puntos, por el que los partidos se comprometen a aceptar los resultados de las parlamentarias de diciembre ya que tienen “indicios” de que algunos sectores quieren crear desestabilización.

“Estamos pidiendo tres petitorios en concreto”, dijo a periodistas el chavista Francisco Ameliach, uno de los jefes de campaña del partido de Gobierno a las afueras del Consejo Nacional Electoral, donde consignó el documento.

El petitorio reclama “el compromiso que deben tener todos los partidos políticos a respetar la Constitución y, sobre todo, a preservar la paz de país”, dijo el también gobernador del estado Carabobo.

Pide además que “se respete al CNE como el único árbitro soberano para anunciar los resultados electorales” y “el respeto a esos boletines que se emanen, no solamente el día que se anuncie sino en días posteriores”, indicó.

Ameliach subrayó la importancia de que los partidos firmen el acuerdo porque tienen “indicios importantes de elementos internos que están acordando con elementos internacionales generar desestabilización”, dijo.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el pasado martes que estaba dispuesto a firmar un documento que produzca el CNE en el que se compromete a reconocer los resultados de las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre e instó a la oposición a hacer lo mismo.
Maduro también ha culpado a sectores que se oponen a su Gobierno de dirigir acciones terroristas con fines electorales para afectar a la llamada revolución bolivariana que él lidera.

En vísperas de los comicios de abril de 2013, elecciones en las que resultó triunfador Maduro, el CNE propuso a los candidatos a la Presidencia de Venezuela suscribir un acuerdo de aceptación de los resultados.

El entonces candidato presidencial opositor, Henrique Capriles, se negó a firmar ese pacto propuesto por el oficialismo para reconocer los resultados y, en su lugar, suscribió un texto propio de respeto a “la voluntad soberana” y de vigilancia ante “cualquier violación” a los resultados.