Los wayuu no pueden pasar ni un kilo de comida por la frontera

El gobernador Francisco Arias Cárdenas y el alto mando militar en la zona se reunieron con representantes de las comunidades indígenas en Paraguaipoa para aclararles que el tránsito peatonal para la comunidad wayuu de Venezuela y Colombia será garantizado pero “sin mercadería”.

Los wayuu no pueden pasar ni un kilo de comida por la fronteraCrédito: Isaac Urrutia / Reuters.
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Las horas del cierre de la frontera en Zulia transcurrieron entre la desinformación y el desconcierto. Las autoridades del Gobierno venezolano buscan que el pueblo wayuu se adapte al estado excepción decretado en Mara, Guajira y Almirante Padilla, reseña La Verdad.

El gobernador Francisco Arias Cárdenas y el alto mando militar en la zona se reunieron con representantes de las comunidades indígenas en Paraguaipoa para aclararles que el tránsito peatonal para la comunidad wayuu de Venezuela y Colombia será garantizado pero “sin mercadería”.

Para garantizar que esta norma se cumpla, desde esta mañana a las 6:00 am se instaló una comisión conformada por representantes de la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Pueblos Indígenas, la Secretaría de Pueblos Indígenas, la Gobernación del Zulia y las alcaldías incluidas en el estado de excepción.

“Lo que pasa por el río Limón, por cualquier camellón de la Guajira, llega a Maicao”, dijo el gobernador zuliano para justificar las medidas ejecutadas desde este punto de la subregión Guajira. En esta alcabala cada carro que atraviesa el puente ahora debe registrase, y los pasajeros deben identificarse, informar su lugar de procedencia y la razón de su viaje a la Guajira.

En total son 20 puntos de control en la Zona 3 del estado de excepción fronteriza. 

Por otra parte, el general Tito Urbano, comandante de la Zona de Defensa Integral (Zodi) en el Zulia, informó que todas las cooperativas de transporte de combustible hacia Colombia quedan suspendidas y convocó una reunión con esas organizaciones y representantes de Pdvsa, para coordinar el tema del abastecimiento interno en la zona.

Asimismo, indicó que el estado de excepción restringe en los tres municipios la circulación de motocicletas: “Solo podrán circular motos desde las 5:00 de la mañana hasta las 7:00 de la noche”. Por su parte, Luis Caldera, alcalde de Mara, agregó que se establecerá un mecanismo de supervisión de las líneas de trasporte público en la subregión.

NEGOCIO EN LAS TROCHAS

Detalla el diario zuliano que los “baquianos” del lugar ofrecían una opción -cual guías turísticos- a las personas que querían pasar “al otro lado”. Quienes se encontraban en suelo venezolano y querían llegar a Colombia debían cancelar entre 1.000 bolívares, caminando media hora, y Bs. 2.500, en moto.

Se aventuraron a trasladarse sin alguna protección y cada 500 metros se topaban con alcabalas.

El “paseo” por las trochas era a riesgo de los transeúntes. Los más osados, o quienes contaron con el efectivo suficiente, se aventuraron a trasladarse sin alguna protección y cada 500 metros se topaban con alcabalas improvisadas administradas en su mayoría por indígenas. Cada parada obligaba a pagar el “peaje”.

La misma ruta, pero partiendo desde Colombia, permitió a venezolanos regresar al país con la diferencia de que el recorrido tiene un costo mayor.

“2.500 bolívares tuve que pagar para venirme caminando y eso que soy wayuu”, contó a La Verdad Yenny Palma.

MÁS COLAS

En Paraguaipoa amaneció abastecida la sede de Mercal, donde desde temprano se formaron largas colas para adquirir productos de primera necesidad.

Los habitantes de la zona se quejaron de la cantidad de alimentos otorgados por familias. “Esa bolsa que nos dan en Mercal no nos alcanza para 15 días, a veces ni vienen completas, aquí duramos tres meses que no conseguíamos harina”, denunció Ena González, habitante de la Guajira.