Propone una “comisión de paz” para olvidar la Ley de Amnistía

El Presidente dijo además que del caso sudafricano, donde el Estado estableció una política sistemática de segregación que vulneró los derechos de millones de ciudadanos de raza negra hasta el ascenso de Nelson Mandela al poder, se pueden obtener algunas enseñanzas.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Multimedio VTV

(Caracas, Venezuela) – “Un puñal”. Eso le “clavaría” la oposición a la paz del país si continúa adelante con la (prometida) Ley de Amnistía, según estimó este viernes el presidente Nicolás Maduro durante su rendición de cuentas al Parlamento.

“Busquemos. Yo estoy de acuerdo y propongo que establezcamos una comisión de paz, con un venezolano de confianza pública que establezca las bases legales para ir a la paz”, dijo el Mandatario. “Pero que no se imponga la vision de los victimarios dándose el perdón a ellos mismos (porque) le estaríamos clavando un puñal a la paz del país”, añadió.

El Presidente dijo además que del caso sudafricano, donde el Estado estableció una política sistemática de segregación que vulneró los derechos de millones de ciudadanos de raza negra, se pueden obtener algunas enseñanzas.

“(En Sudáfrica) se estableció una justicia de reparación a la víctima, y muchos (victimarios) tuvieron que cumplir penas de trabajo y otros castigos. No presidio”.

La Ley de Amnistía fue una de las promesas de la MUD en la campaña, y le permitió llegar con mayoría por primera vez a la Asamblea Nacional en 16 años. 

Apenas Maduro propuso la comisión de paz, el Secretario General de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), rechazó la idea. “Para sacarle el cuerpo a la Ley de Amnistía, Maduro propone una ‘genialidad’ muy ‘original’: Una ‘comisión’”.

PRESOS POLÍTICOS Y ACUERDO EN LA AN

El Parlamento tomó este jueves la primera medida a favor de lo que la oposición considera “presos políticos”, al aprobar un acuerdo que insta al Estado a acatar las decisiones de organismos internacionales de derechos humanos referidas a opositores presos.

El acuerdo se refiere a las resoluciones de organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), de la que Venezuela no forma parte desde septiembre de 2013, o de organismos de la ONU como el grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias o el Comité de Derechos Humanos.

El texto aprobado exhorta al Estado a cumplir con los requerimientos realizados por el grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias de la ONU, que instó a poner en libertad al opositor Leopoldo López, condenado a casi 14 años de prisión por la violencia desatada tras una manifestación que inició las protestas de 2014 y que se saldó con la muerte de tres personas.

La serie de protestas sucedidas en 2014 se saldaron con 43 víctimas mortales y decenas de heridos, entre chavistas, opositores, miembros de las fuerzas de seguridad y ciudadanos sin adscripción política.