Margallo y Zapatero trataron de convencer a Rivera para que no viajara a Venezuela

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El periodista Gonzalo Cortizo publicó en El Diario.es que tanto el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero como el ministro de Exterior, José Manuel García Margallo, intentaron convencer a Albert Rivera para que no viajara a Venezuela.

Sin embargo, los esfuerzos fueron en vano, por lo que el Ministro y el exmandatario intensificaron sus gestiones para que “minimizar” el impacto de la visita del líder de Ciudadanos al país latinoamericano.

Asimismo, precisó que Zapatero le manifestó a Rivera que “sus contactos en el Gobierno de Maduro le trasladaban que la decisión anunciada por Cabello era firme y que su llegada a Venezuela iba a desembocar en un conflicto irremediable entre ambos países”.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO ÍNTEGRO:

El viaje de Albert Rivera a Venezuela se produjo pese a las recomendaciones en contra del ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, y del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, mediador designado internacionalmente para actuar entre las partes en conflicto.

Margallo y Zapatero se reunieron con Rivera el pasado 22 de mayo, horas antes del inicio de su viaje, para hacerle desistir de sus intenciones. El consejo no causó efecto alguno en el líder de Ciudadanos, lo que obligó al ministro y a el expresidente a intensificar sus gestiones para minimizar los daños.

Rivera acudió a Venezuela invitado por la Asamblea Nacional y por la familia del opositor Leopoldo López con la convicción de que lo más probable es que nunca conseguiría pasar del aeropuerto de Caracas. El líder de Ciudadanos conocía las declaraciones públicas que el número dos de Maduro, el expresidente del Parlamento Diosdado Cabello, había realizado advirtiendo de su decisión de expulsar a Rivera tan pronto entrase en territorio venezolano.

El propio Zapatero dijo a Rivera que sus contactos en el Gobierno de Maduro le trasladaban que la decisión anunciada por Cabello era firme y que su llegada a Venezuela iba a desembocar en un conflicto irremediable entre ambos países.

Además, Margallo informó al líder de Ciudadanos de que el viaje “suponía crearle un problema al Gobierno español” mientras que Zapatero le advirtió: “No ayudas a la reconciliación de las partes encontradas”. Ninguno de los motivos apearon a Rivera de su intención de viajar.

Tras el encuentro con Margallo y Zapatero, Rivera llamó por teléfono a Felipe González (que participa en la defensa jurídica de Leopoldo López) para contarle que su decisión de viajar permanecía inalterable. Al cabo de unas horas, el candidato de Ciudadanos hizo lo mismo con el ministro de Exteriores.

La negativa de Rivera forzó la maquinaria diplomática

La decisión de Rivera de mantener sus planes forzó la maquinaria diplomática y obligó a que Margallo y Zapatero se pusieran a trabajar para minimizar los daños. El primer objetivo fue convencer al Gobierno de Maduro de que desistiera en su intención de impedir la entrada del político español en el país. Zapatero medió ante la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, para revertir las advertencias del diputado chavista Diosdado Cabello.

Por parte del Gobierno, José Manuel García Margallo dio orden para que Rivera recibiese alojamiento y protección en la embajada española.

El Gobierno español no tiene competencias para impedir el viaje de un líder político a un país en conflicto. Según fuentes diplomáticas, el sentido común impera en estos casos. Dicho de otro modo, tanto Zapatero como Margallo estaban convencidos de que Rivera atendería a las razones que le expusieron en la reunión a tres. Según el entorno del líder de Ciudadanos, “valoró las recomendaciones pero no quiso dejar de ir por la amenaza del régimen”.

Zapatero, mediador

José Luis Rodríguez Zapatero está teniendo un papel central en la mediación en el conflicto venezolano. El expresidente socialista cuenta con la complicidad del Gobierno de Barak Obama y con la invitación expresa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que preside el expresidente colombiano Ernesto Samper. Sus gestiones en Venezuela han sido aplaudidas por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, con quien mantiene un fluido contacto. Zapatero y Kerry se reunieron en Londres a principios de mayo y en ese encuentro, según fuentes diplomáticas, la búsqueda de una solución al conflicto venezolano ya estaba sobre la mesa.

Durante todo el proceso, Zapatero está en permanente contacto con el Ministerio de Exteriores, a quien informa de la evolución de las negociaciones que buscan una solución pacífica al conflicto político y social que atraviesa el país caribeño.