Hablamos con María Arias, cuñada de Hillary: “Es una mujer buena y cariñosa”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- María Arias, cuñada de Hillary Clinton conversó con Sumarium Radio sobre un perfil más humano de la candidata demócrata, más allá de lo que revela en la dura campaña por la presidencia de EE.UU.

Para María Arias muchas veces la campaña no permite conocer a los candidatos de una manera más humana y personal. Ella la define a la líder demócrata no solo como una cuñada fenomenal, sino también como una mujer buena y cariñosa. Arias se autodescribe como una cubana-americana que llegó a EE.UU. a los 3 años, y se mudó a Nasville, Tennessee, pero volvió a Miami a los 8 años junto a toda su familia, y desde entonces vive en el Sur de Florida desempeñándose notoriamente como abogada en Coral Gables. Explica que conoció a Hillary Clinton y a su actual esposo Hugh Rodham, hermano de la candidata demócrata, en 1985, y dice que desde el primer día se sintió parte de la familia, y en especial muy cercana a Hillary Clinton quien siempre se mostró muy interesada en saber más de su cultura y de la historia de su familia.

Para Arias es resaltante que Hillary haya sido educada por una madre que siempre le dijo que independientemente de su género ella podría lograr y hacer lo que ella se propusiera. De manera que siempre ha sido una mujer de metas, gracias a una base familiar que insistió en que no había nada que ella no pudiera lograr. Y por eso se preocupó siempre en ayudar y empoderar a las minorías raciales y étnicas y a las mujeres y sus familias.

Para Arias, esta elección es una de las más importantes en la historia de EEUU, y por eso nadie se puede quedar en casa y menos aún los latinos, quienes sin duda necesitan salir a votar por una candidata que realmente está dispuesta a trabajar por el bienestar de su comunidad, y de todos los estadounidenses. Además recordó que en Florida es muy fácil hacerlo ya sea por voto ausente o por votación temprana; de manera que los latinos que no salgan a votar en realidad estarán votando por el candidato contrario.