El duro cara a cara entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez

Rajoy se presentó como un dirigente sólido con larga experiencia política y de gestión en el único debate de la campaña en el que accedió a participar tras negarse a debatir con los líderes de los partidos emergentes Ciudadanos y Podemos.

El duro cara a cara entre Mariano Rajoy y Pedro SánchezEl partido de Rajoy lidera todas las encuestas, pero imposibles ya las mayorías absolutas, la victoria no le garantiza el gobierno. Necesitará seguramente pactar con al menos otra formación. Crédito: Jorge Guerrero / AFP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Madrid, España. dpa) – El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, se enfrentaron esta noche en un intenso cara a cara que, a seis días de las elecciones más reñidas en casi 40 años, se convirtió en un combate dialéctico duro con el tema de la corrupción.

Rajoy se presentó como un dirigente sólido con larga experiencia política y de gestión en el único debate de la campaña en el que accedió a participar tras negarse a debatir con los líderes de los partidos emergentes Ciudadanos y Podemos.

Lea también: Los mejores memes del debate español

Marcó así las diferencias con el dirigente del Partido Socialista (PSOE), que hasta que en 2014 asumió las riendas de la formación era casi un desconocido, y apostó a la recuperación y a la creación de empleo tras cuatro años de gobierno contra la crisis.

Pero Sánchez, agresivo desde el principio, tardó solo ocho minutos en sacar a Rajoy a Luis Bárcenas, el ex tesorero del Partido Popular (PP) que está en el centro del escándalo de financiación ilegal de la formación, el mayor lastre de Rajoy en su mandato.

“Usted ha recortado todo menos la corrupción”, le espetó, y en otro momento del debate recordó los sobres de dinero negro que Bárcenas asegura que, junto a otros dirigentes, cobró Rajoy. “Usted tenía que haber dimitido”, dijo Sánchez al jefe del gobierno.

Fue ahí cuando más se encendió Rajoy y acabó calificando al socialista de “ruin” y “miserable” y sacándole el escándalo de corrupción que salpica al PSOE desde hace años en Andalucía. “Soy un político honrado, como mínimo como usted”, se defendió Rajoy. “Si usted tiene algo contra mí, lléveme al juzgado”.

ÚLTIMO VESTIGIO DE UN BIPARTIDISMO MUERTO

Vestidos ambos con traje y corbata -Rajoy, azul; Sánchez, roja-, se miraron de frente durante dos horas, separados solo por los 170 centímetros de distancia que fijaba la mesa a la que se sentaron.

Por momentos, el debate fue más una sucesión de monólogos cruzados. Y fue quizá el último vestigio de un bipartidismo muerto ya con la irrupción de Ciudadanos y Podemos, que pugnan según las encuestas con el PSOE por ser la segunda fuerza tras el PP y que, en cualquier caso, en los comicios del día 20 entrarán con fuerza en un Parlamento que nada tendrá que ver con el que se ha disuelto.

El partido de Rajoy lidera todas las encuestas, pero imposibles ya las mayorías absolutas, la victoria no le garantiza el gobierno. Necesitará seguramente pactar con al menos otra formación, pero también un pacto de las demás podría arrebatarle a él La Moncloa.

ESPAÑA ESTABA “AL BORDE DE LA QUIEBRA” TRAS ZAPATERO

El ataque de Rajoy a Sánchez se basó sobre todo en la herencia de los ocho años de gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. “Han dejado el mayor déficit de la historia de España“, dijo.

“Cuando llegamos al gobierno, España estaba al borde del rescate, estaba al borde de la quiebra (…) ¿Quién habla hoy de la quiebra de España? Nadie. ¿Quien habla ahora del rescate de España? Nadie”, volvió a sacar pecho Rajoy de su gestión.

El rescate fue un punto en los que se enzarzaron durante minutos, con Rajoy asegurando que lo evitó y Sánchez acusándolo de mentir porque los bancos españoles sí fueron rescatados con 41.000 millones de euros por la Unión Europea.

“Tengo una pregunta para usted: ¿hubo o no rescate en España?”, insistió varias veces el socialista. “No, no hubo rescate, se lo estoy explicando, pero no me interrumpa”, acabó respondiendo Rajoy.