Matta pide hacer de la Amnistía “una bandera y un principio”

"La Ley de Amnistía no sólo liberará a los presos políticos, nos liberará a todos, sí, a todos lo que durante años hemos vivido en un país dividido".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El diputado a la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática, Elías Matta, ha asegurada a través de un artículo de opinión que, tal y como se anunció durante la campaña electoral, es necesario la aprobación de una Ley de Amnistía y Reconciliación, para liberar a los presos políticos del país.

Matta, destaca a lo largo de su escrito que no solo los presos políticos serán liberados, “también el pueblo venezolano” que a la larga son los más afectados por las desacertadas decisiones del Ejecutivo.

queremos cumplir la promesa que le hicimos al pueblo de Venezuela, vamos a luchar constitucionalmente por liberar a quienes se encuentran tras las rejas de algún recinto improvisado”, sostiene el asambleísta, agregando además que los rencores deben quedar a un lado, ya que eso que convierte en “una pesada maleta que no se puede cargar”.

El parlamentario no dejó pasar la oportunidad para pedir a los venezolanos hacer de la Ley de Amnistía y Reconciliación una bandera, una realidad y un principio.

A continuación el artículo íntegro:

Desde que iniciamos nuestra campaña, los diputados de la Unidad Democrática siempre dijimos que una de nuestras prioridades en la Asamblea Nacional sería aprobar una Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional para liberar a los presos políticos, durante los últimos años hemos visto con preocupación cómo encarcelan sin justificación legal alguna a muchos de nuestros compañeros, quienes al igual que nosotros han disentido y se han negado a aceptar una Venezuela condenada al atraso y a la miseria.

Hoy, cuando logramos el objetivo de convertirnos en mayoría calificada en la Asamblea Nacional, queremos cumplir la promesa que le hicimos al pueblo de Venezuela, vamos a luchar constitucionalmente por liberar a quienes se encuentran tras las rejas de algún recinto improvisado. Esa larga lista de presos de conciencia (que si nombramos caso por caso nos llevaría más de un artículo) en la que está Manuel Rosales, Leopoldo López, Antonio Ledezma, estudiantes, todos privados de libertad por creer en una alternativa de país distinta, por ser críticos a un Gobierno que en 17 años no ha sabido dirimir los problemas de los venezolanos.

La Ley de Amnistía no sólo liberará a los presos políticos, nos liberará a todos, sí, a todos lo que durante años hemos vivido en un país dividido, donde el odio ha separado a familias, ha alejado a amigos y ha creado un terrible clima de discordia que en nada se parece a los venezolanos, reconocidos por nuestro buen humor, compañerismo y camaradería.

Siempre he creído que sentir rencor es cargar con una maleta muy pesada, lo mejor es ir por la vida sin grandes pesos, con la conciencia limpia y el alma en paz, y sé que ese es el sentimiento colectivo. Hoy los venezolanos no queremos rencor, queremos unión. Escuché a muchos (oficialistas y opositores) pronunciarse a favor de las conversaciones que entablaban diputados de ambas tendencias antes de que iniciara la instalación de la Asamblea Nacional.

Es un mensaje claro el que nos envía el pueblo, para progresar y alcanzar la Venezuela que deseamos debemos apartar el odio y qué mejor paso que la liberación de los presos políticos, esa denominación que le causa tanto resquemor al Gobierno porque sabe que no es lo mismo un político preso a un preso político, a un perseguido por sus pensamientos.

No podemos justificar que Manuel Rosales esté preso por volver a pisar su tierra, porque en realidad eso fue lo que hizo, las supuestas pruebas que lo inculpaban quedaron fuera de lugar cuando los mismos acusadores dijeron ser presionados para crearlas, tampoco podemos entender que Leopoldo López esté preso por ejercer un derecho como lo es la protesta pacífica, y asimismo no
comprendemos la injusta detención del alcalde Metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, por la cual seguimos esperando una explicación congruente.

La Venezuela de la reconciliación inicia con la promulgación de una ley que nos satisface a todos los que hemos sentido impotencia por el proceder autoritario y leonino de un grupo que gobierna a su antojo. De manera que esta ordenanza no sólo vendrá a liberar a nuestros compañeros de lucha, sino que le otorgará paz a los miles que como yo se sintieron irrespetados por un régimen que nos ha dividido, que ha intentado robarnos nuestra esencia.

Los invito a todos a reflexionar sobre la Ley de Amnistía, que no se quede sólo en la Asamblea, que no sea letra viva sólo para quienes hoy están injustamente privados de libertad, que traspase las paredes del hemiciclo y se convierta en una forma de vida de ahora en adelante, al que está confundido vamos a ayudarlo a tomar el rumbo indicado, a quien piensa distinto vamos a respetarlo y hagamos valer el pacto social de la sana convivencia.

La palabra amnistía proviene del griego oamnestia, que significa “olvido”, nosotros sólo queremos olvidar aquellas razones que nos separaron, y los hechos bochornosos que pusieron en entredicho la democracia en nuestro país, para empezar la Venezuela que queremos, como inician todos los grandes cambios: desde cero.

Es hora de recuperar aquellos valores tan vitales como la libertad, la justicia y la paz, hagamos de la Ley de Amnistía y Reconciliación una bandera, una realidad y un principio, que con ella comience el progreso de cada uno y el cambio pacífico y constitucional que tanto anhela nuestra gente.