“Me cuesta pensar que usen el hambre como estrategia electoral”

El Gobierno “controla” todas las aristas de la producción de alimentos, “por eso es la escasez y eso demuestra que los controles no funcionan”.

“Me cuesta pensar que usen el hambre como estrategia electoral”Crédito: Alex Urbina/Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, aseguró este miércoles que el problema de producción en el país “no se va a resolver de la noche a la mañana”.

“El gobierno tiene que entender que no vendrán soluciones inmediatas”, indicó durante una entrevista ofrecida al Circuito Éxitos.

Asimismo, señaló que el Gobierno venezolano “controla” todas las aristas de la producción de alimentos, “por eso es la escasez y el desabastecimiento, y eso demuestra que los controles no funcionan”.

El gobierno ha preferido creer en la empresa privada de otros países, le paga con dólares y no los somete al escarnio público y no le controla las guías de movilización

De igual forma, Jorge Roig manifestó que “le cuesta pensar que el hambre se esté usando como estrategia electoral”.

“El Gobierno es muy malo para colocar los productos desde los puertos extranjeros a loas bocas de los venezolanos y si ellos creen que en 4 meses van a llenar los anaqueles están equivocados porque no tenemos ni dinero para hacer eso”, dijo.

Además resaltó que “ser agricultor en este país es ser una suerte de héroe” pues “tienes a un Gobierno que no te favorece y un hampa que está desatada especialmente en los sitios donde se siembra”.

Roig, quien dejará en los próximos días la presidencia de Fedecámaras, expresó que dejó una institución “mejor, pero un país más deteriorado. Tuvimos disposición de diálogo con el Gobierno, pero fue imposible”

“Este país no es del Gobierno, sino de los venezolanos. El 6 de diciembre es una oportunidad muy importante para poner la Asamblea Nacional al servicio de la gente”, puntualizó.

Categoría: Venezuela | Claves: Fedecámaras