Medidas tomadas por el Gobierno “aceleran” la inflación

"Los ajustes económicos anunciados atienden una característica puntual y no una característica estructural", dijo el analista senior de Ecoanalítica.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El diario El Nuevo Herald señaló que las medidas económicas tomadas por el Gobierno de Venezuela, pese a que algunos anuncios apuntan a la vía correcta, “aceleran” la inflación en el país.

El analista senior de Ecoanalítica, Carlos Miguel Álvarez, precisó que los ajustes económicos anunciados “atienden una característica puntual y no una característica estructural. Por más que pueda generar un pequeño beneficio no son los que más necesitan hoy en día la economía venezolana“.

Asimismo, Ecoanalítica considera que los anuncios no ayudan a aliviar la caída de los ingresos petroleros y estima que el déficit de dólares en el país para este año sea de USD 31.000 millones.

En cuanto al tema del aumento del precio de la gasolina, Raúl Gallegos, analista senior para la región andina de Control Risk, añadió que la medida solo aporta bolívares al fisco, pero no cubre el costo en divisas.

“El aumento de la gasolina fue, francamente, marginal, fue mínimo, y eso no ayuda el problema que tiene el Gobierno venezolano con el subsidio“, agregó.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO PUBLICADO POR EL MEDIO:

Las medidas aplicadas esta semana por el régimen de Nicolás Maduro harán muy poco para aliviar los masivos desequilibrios macroeconómicos acumulados en los últimos años, y aún cuando algunos de los anuncios apuntan en la dirección correcta, ninguno de ellos brinda lo que más necesita actualmente la nación petrolera: más dólares.

“Los ajustes anunciados atienden una característica puntual y no una característica estructural. Por más que pueda generar un pequeño beneficio no son los que más necesitan hoy en día la economía venezolana”, dijo Carlos Miguel Álvarez, analista senior de Ecoanalítica.

Acosado por una de las peores crisis económicas en la historia del país, Maduro anunció el miércoles un incremento de más de 6,000 por ciento en los precios de la gasolina, una devaluación de 37 por ciento en el tipo de cambio oficial y un incremento del salario mínimo.

Esas áreas necesitaban ser ajustadas. La gasolina, por ejemplo, había estado congelada por al menos 17 años a un precio ridículamente bajo que permitía llenar el tanque de un auto con solo cuatro centavos de dólar.

Pero el control cambiario, una de las principales fuentes de distorsión en la economía venezolana, no fue tocado y las medidas anunciadas tampoco ayudan a paliar una caída de los ingresos petroleros y un déficit en divisas estimado por Ecoanalítica en $31,000 millones para este año.

Más de una década de política socialista han estrangulado al empresariado venezolano hasta llevar a la producción nacional a una pequeña fracción de lo que solía ser. Con el sector manufacturero operando a solo un tercio de su capacidad instalada, las ventas de crudo son esenciales para llenar los anaqueles en las tiendas.

Aunque para los venezolanos el incremento en los precios de la gasolina es significativo, la medida solo aporta bolívares a las arcas del fisco y hace muy poco para cubrir el costo en dólares –estimado en más de $12,500 millones– del subsidio del combustible en el mercado interno, dijo Raúl Gallegos, analista senior para la región andina de Control Risk.

“El aumento de la gasolina fue, francamente, marginal, fue mínimo, y eso no ayuda el problema que tiene el gobierno venezolano con el subsidio”, dijo Gallegos desde Bogotá.

Las medidas anunciadas no hacen nada para cubrir el déficit de divisas, reiteró Gallegos.

“A final de cuenta, Maduro puede hacer todos los malabares que quiera internamente, pero con un precio a menos de 30 dólares el barril, al precio que estaba la canasta, es muy difícil que pueda hacer algo para sacar al país de la crisis económica que está enfrentando”, advirtió.

Por otro lado, las medidas probablemente aumentaran las presiones inflacionarias, lo que acelerará aún más una tasa que ya es la más alta del mundo y que probablemente cerrará este año en más de 700 por ciento.

El economista Alexander Guerrero dijo que el escenario inflacionario empeorará con las medidas, dado el impacto inflacionario de la devaluación, luego que Maduro anunciara que el tipo de cambio oficial pasará de 6.30 a 10 bolívares por dólar.

“Maduro devaluó monstruosamente, solamente lo que va a alimentos, medicinas recibiría el tipo de cambio de 10 bolívares”, el resto iría a una tasa de cambio que Maduro anunció será flotante.

Aunque los venezolanos desconocen en cuánto se situará esa nueva tasa, muchos temen que logre establecerse en un punto intermedio entre los 200 bolívares por dólar y la tasa en el mercado negro, el cual actualmente flota de cerca de los 1,000 bolívares por unidad.

Guerrero, no obstante, advirtió que van a ser muy pocos los dólares que estarán disponibles en los nuevos instrumentos cambiarios anunciados por Maduro para la importación de productos.

“Este año es peor, y simplemente no tiene los dólares para colocarlos en ese mercado”, dijo Guerrero desde Venezuela. “Si el gobierno coloca los dólares que tiene en el mercado, se queda sin dólares para pagar la deuda”.

Los economistas también advirtieron el impacto sobre los precios al consumidor del incremento en el salario mínimo, lo cual terminará acelerando el recorrido del país en la espiral de hiperinflación en que se encuentra.

Dado que la oferta de productos en el país depende en gran medida en la cantidad de dólares disponible para importarlos, el incremento de la masa monetaria solo ejercerá mayor presión sobre los precios sin que ninguna de las medidas alga algo por estimular un incremento de la producción nacional.